miércoles, 16 de marzo de 2011

Agricultura es decisiva en transformaciones económicas de Cuba


El éxito de la "actualización del modelo económico" que ya marcha en Cuba dependerá en buena medida de la evolución del sector agrícola, tal y como han coincidido tanto altos funcionarios como académicos de este país.

"La clave actual de la reforma económica cubana es la agricultura, como lo fue en Vietnam y en China. Si fracasa la reforma en la agricultura, fracasa toda la reforma", afirmó el investigador Pavel Vidal, del Centro de Estudios de la Economía Cubana, en una reciente entrevista con la revista Espacio Laical.

"Si se logra que despegue la agricultura, estaríamos
resolviendo varios problemas al mismo tiempo", señaló Vidal.

Según el joven economista, un aumento de la producción de alimentos liberaría divisas para invertir en otros sectores, además de contribuir al equilibrio externo y a la salida de la crisis financiera, lo que a su vez daría más apoyo popular a las reformas.

Al respecto, Vidal apuntó que si se resuelve el tema de la alimentación, que es una de las demandas sociales más importantes, donde la población quiere ver resultados a corto plazo, "la reforma tendría mucho más apoyo popular".

El actual presidente Raúl Castro, quien impulsa este programa de transformaciones, ha afirmado que la producción de alimentos es un asunto "estratégico", toda vez que el gobierno del país compra en el extranjero el 80 por ciento de los alimentos, con una factura anual que supera los 1.500 millones de dólares.

Cuba comenzó en septiembre de 2008 el reparto de tierras ociosas en usufructo, la importación y fabricación de aperos, y una mejora en el pago a productores, aunque la producción agrícola decreció por el efecto combinado de huracanes, sequías y trabas burocráticas.

El director del Centro Nacional de Control de la Tierra, Pedro Olivera, dijo en fecha reciente al diario Granma que desde el inicio del proceso han sido entregadas 1,18 millones de hectáreas a 128.435 solicitantes, pero que el 30 por ciento todavía no comenzó la preparación para entrar en producción, por diferentes razones.

La isla tenía en 2007 unos 3,3 millones de hectáreas sin cultivar, de las 6,6 millones destinadas a la superficie agrícola.

En una reciente reunión con directivos del sector, el vicepresidente y ministro de Economía y Planificación, Marino Murillo, pidió elevar los indicadores de eficiencia y rentabilidad de la agricultura, para evitar las millonarias importaciones de alimentos.

Murillo reveló que el sector agropecuario decreció 2,8 por ciento en el año pasado y que "no alcanzó los niveles previstos en 12 producciones agropecuarias", entre ellas las de arroz, carne, huevos, hortalizas, cítricos y verduras.

Economistas cubanos estiman que las familias gastan entre el 60 y el 80 por ciento de sus ingresos en la compra de alimentos, pues la canasta básica subsidiada que recibe mes por mes cada cubano sólo alcanza para 15 días.

Los productores privados han pedido que se libere la comercialización de las cosechas, que aún está controlada por el estado que dicta los precios, demanda que aún es estudiada por el gobierno.

"En mi opinión ahí está el cuello de botella", dijo Vidal, quien recordó que la reforma vietnamita permitió la entrega de tierras en usufructo a las familias y que toda la producción fuera toda al mercado.

"Nosotros hemos hecho la primera parte, pero nos falta la segunda", indicó el experto.

Esa demanda de flexibilización en las ventas es uno de los pedidos realizados durante las discusiones públicas del Proyecto de Lineamientos de la política económica y social, un programa de 291 puntos que debe discutir en abril venidero el VI Congreso del Partido Comunista

Fuente: elpuebloenlinea

0 comentarios:

Publicar un comentario

Dejanos tu opinion

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | Grocery Coupons