jueves, 17 de marzo de 2011

Asociaciones surgen con la década del 60


ESTAS ENTIDADES NO FUNCIONAN IGUAL QUE LOS BANCOS COMECIALES

Santo Domingo
La Ley 5897 es la madre de las asociaciones de ahorros y préstamos para la vivienda (AAPV). Data del 14 de mayo de 1962, publicada en la gaceta oficial 8663, por el entonces presidente Rafael Bonnelly, quien en ese entonces estaba al frente del Consejo de Estado. Aquí se inicia uno de los sectores más importantes en la vida financiera de República Dominicana.

Esta legislación experimentó algunas
modificaciones con la 183-02 o Ley Monetaria y Financiera, ya que le quitó al Banco Nacional de la Vivienda su función de supervisar a estas entidades mutualidades.

La ley que dio origen a las AAPV tiene información interesante.

Lo primero que el depositante o cliente debe saber es que una de estas instituciones no funciona igual que en un banco en el sistema, aunque sí realiza la mayoría de las operaciones financieras. Igual que las demás empresas del sector, está bajo la supervisión de la Autoridad Monetaria y Financiera.
En su artículo nueve establece que las decisiones de la Asamblea General de Depositantes o de Asociados y en las votaciones que ésta realice, cada depositante tendrá derecho a un voto por cada RD$100 que haya mantenido depositados o como promedio en la cuenta de ahorros durante el último ejercicio.

Pero ningún depositante tendrá derecho a más de 50 votos cualquiera que sea el monto de su depósito o de su cuenta de ahorros.

Aclara, sin embargo que en la Asamblea General de Depositantes Constitutiva ningún depositante tendrá derecho a más de 10 votos.

En principio, con autorización del Banco Nacional de la Vivienda, las asociaciones podían recibir depósitos de ahorros a término, cuya participación en los dividendos sería diferente a la de las cuentas ordinarias. Los titu- lares de estos depósitos tendrían los derechos y obligaciones que fije el respectivo reglamento. Esta parte está vigente con las observaciones que hace la ley 183-02.

En su artículo 20 se muestra la longevidad de la ley, ya que dice que sólo tendrán derecho a dividendos las cuentas de ahorros cuyo monto exceda de RD$20.

Señala que en los depósitos en cuenta de ahorros, el depositante tiene derecho a verificar remesas en efectivo para abono en su cuenta y disponer total o parcialmente de la suma depositada mediante cobros a la vista.

Los depósitos de dinero a la vista se entenderán constituidos en cuenta de ahorros, a menos que se pacte lo contrario.

Para que el depositante pueda hacer abonos en cheques se requerirá autorización del depositario.
En su artículo 35, que fue modificado por la Ley 257 de marzo de 1968, se establece que las asociaciones no estarán sujetas a impuesto o derechos con motivo de su constitución u organización ni ningún otro impuesto tasa o contribución, inclusive el impuesto sobre la renta en ninguna de la categorías establecidas o que se establezcan al respecto. Todas las autorizaciones, contratos y los títulos que emitan o documentos que suscriban estarán exentos de impuestos nacionales y municipales.

Establece que los beneficiarios de los préstamos hipotecarios concedidos de conformidad con las normas del sistema de ahorros y préstamos para la vivienda, establecido por las leyes 5894 y 5897, y sus reformas, así como los adquirentes de viviendas propiedad de las entidades que integran el mencionado sistema, estarán exentos del pago de toda clase de impuestos, tasa, derechos, honorarios y cualquier otra contribución pública de carácter nacional.

ALGUNAS DE LAS FUNCIONES

Las asociaciones de ahorros y préstamos, como lo establece la Ley 183-02, estarán bajo la regulación y supervisión exclusiva de la Administración Monetaria y Financiera y podrán realizar las siguientes operaciones: a) Recibir depósitos de ahorro y a plazo, en moneda nacional.

b) Recibir préstamos de instituciones financieras.

c) Conceder préstamos en moneda nacional, con garantía hipotecaria destinados a la construcción, adquisición y remodelación de viviendas familiares y refinanciamientos de deudas hipotecarias, así como conceder préstamos a otros sectores de la economía nacional con o sin garantía real y líneas de crédito, conforme lo determine reglamentariamente la Junta Monetaria. d) Emitir títulosvalores.

e) Descontar letras de cambio, libranzas, pagarés y otros documentos que representen medios de pago.
f) Adquirir, ceder o transferir efectos de comercio, títulosvalores y otros instrumentos de obligaciones, así como celebrar contratos de retroventa sobre los mismos.

g) Emitir tarjetas de crédito, débito y cargo conforme a las disposiciones legales que rijan en la materia. h) Efectuar cobranzas, pagos y transferencias de fondos; y i) Aceptar letras giradas a plazo que provengan de operaciones de comercio de bienes o servicios en moneda nacional, entre otros

Fuente: Listin Diario

0 comentarios:

Publicar un comentario

Dejanos tu opinion

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | Grocery Coupons