miércoles, 30 de marzo de 2011

Azua exporta 200 mil cajas de banano al mes



LA PRODUCCIÓN SIGNIFICA US$4.5 MM AL AÑO Y BENEFICIOS PARA 400 FAMILIAS

Azua
La producción de guineo orgánico de Azua, cuyo volumen de exportación supera las 200 mil cajas mensuales y que de cumplirse las proyecciones al finalizar este año podría aportar a la economía de la región US$4.5 millones, cuenta con un mercado cautivo en Europa,  garantiza educación y sustento para miles de familias, con beneficios netos para alrededor de 400 miembros  de la cooperativa que lo desarrolla.

La Cooperativa de Productores de
 Banano Orgánico Los Taínos (Cooprobata), con la asesoría del Instituto Dominicano de Investigaciones Agropecuarias y Forestales (IDIAF), es la responsable de conducir todo un complejo agrícola, que incluye una planta de producción de tres tipos de abono orgánico, que cumplen con todos los requisitos de la Comunidad  Económica Europea,  que constantemente analiza y certifica la calidad orgánica de la fruta.

Según el ingeniero Henry Ricardo, quien funge como asesor, el éxito del proyecto demuestra que las prácticas agrícolas amigables con el medio ambiente pueden generar riquezas y  producir el tercer guineo más demandado en todo el mundo.

Ninguno de los fertilizantes tradicionales interviene en el proceso de producción del banano orgánico; sólo tres abonos fabricados con los propios elementos de la naturaleza: el humus, que lo procesa un bicho de aspecto repugnante como la lombriz de tierra, es el resultado de la digestión de la cáscara del maní, del bagazo de la caña y de la melaza por parte de este aliado de los productores.

El bocashi se prepara con estiércol de animales, humus y agua, en un período de 21 días y un tercer abono líquido, denominado  biol, a base de melaza, levadura y estiércol, utilizado para regar las hojas y protegerlas de plagas como la sigatoka negra.

Para el gerente de la Cooprobata, Joel Américo Tejeda, todo el proceso de producción del banano es elemental desde la raíz hasta el fruto, lo que le confiere una fiabilidad absoluta para la salud del consumidor.

Las plantitas son cuidadas con esmero desde el nacimiento. Luego vienen los racimos que son protegidos en fundas plásticas de los insectos y de la polución desde que emerge, hasta que finalmente llega el momento de la cosecha o corte.

El productor secciona los racimos cuidadosamente en manos y los coloca en bateas sobre colchones de hojas de la propia planta.

Más de una docena de obreros que laboran en la planta de tratamiento sumergen la fruta por 20 minutos en tinas de agua con alumbre para neutralizar la emanación de leche o mancha.

Luego una por una las manos de guineo son lavadas con jabón para eliminar manchas de óxido rojo y otras impurezas.

El manejo cuidadoso continúa con la clasificación en conjuntos de seis unidades y luego se les aplica un desinfectante fabricado de cítricos, que además evita la pudrición de corona que es un defecto que le resta aceptación en los mercados.

NO TODO ESTÁ EN ORDEN PARA LOS PRODUCTORES
No todo es agradable en el proyecto. Los productores se quejan de que no encuentra agua de calidad, en la cantidad y frecuencia que demanda una buena cosecha; el líquido que se obtiene del subsuelo azuano tiene altas concentraciones de sal, por lo que la derivación de un ramal de los canales de riego podría evitar la ruina de las cosechas.

El gerente de Cooprobata destaca que otro elemento que les reduce rentabilidad es el embarque de los contenedores a través del puerto Caucedo. El recorrido de más de 150 kilómetros encarece la producción en un dólar por caja; si se habilitaran los muelles de Tortuguero y Los Negros, los costos bajarían a 20 centavos por caja.

Los agricultores como Manuel del Carmen Tejeda, afirman que el aumento de los combustibles y los impuestos aduanales agregan costos de producción.
El presidente de la cooperativa, Mirope Jáquez, confía en que si cambiara este panorama, las 27 mil tareas que ahora ocupa la producción de banano orgánico en Azua podrían ampliarse a 70 mil tareas que hay disponibles en el valle, y el banano dominicano retomaría la posición número uno del mundo que ocupó durante varios años.

En la actualidad y gracias a la tecnología que le aporta el IDIAF, la producción de guineo orgánico en Azua supera las dos cajas por tarea, que se aproxima a los parámetros de la competencia de Perú y Colombia. La tierra de Azua, otrora árida y sólo propicia para la producción de la guazábara, es ahora un campo fértil y domesticado

Fuente: Listin Diario

0 comentarios:

Publicar un comentario

Dejanos tu opinion

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | Grocery Coupons