lunes, 21 de marzo de 2011

Parmalat se prepara para una lucha entre sus accionistas por el control de la empresa


MILÁN – Los accionistas de Parmalat SpA, la firma italiana de productos lácteos que estuvo en el centro de uno de los mayores escándalos corporativos a finales de 2003, están pugnando por el control de la compañía en una batalla que determinará si una de las marcas más famosas de Italia cae en manos extranjeras.

Los accionistas se apresuraban el viernes por la tarde a presentar una lista de candidatos para que reemplacen a los 11 miembros de la junta directiva de Parmalat, que pueden postularse a la reelección en la reunión general anual el próximo mes. Entre tales accionistas está la compañía francesa de productos lácteos Groupe Lactalis, que alarmó a la clase dirigente empresarial y política de
Italia el jueves cuando se convirtió en el mayor accionista de Parmalat con una participación de 11,4% y cuando dijo que planeaba presentar su propia lista de posibles nuevos integrantes de la junta.

Pese a que Lactalis dijo que su meta era convertirse en socio, no propietario, de Parmalat, la declaración de la firma francesa desencadenó especulación en el mercado sobre una posible adquisición. Las teorías de adquisición se intensificaron por las noticias de otro trato en el sector: el fondo bursátil francés privado PAI Partners anunció esta semana que había entrado en conversaciones exclusivas con la cooperativa de lácteos Sodiaal y General Mills Inc. para vender una participación de 51% en el fabricante de productos lácteos Yoplait por poco más de 800 millones de euros.

"Tras haber visto la partida al extranjero de importantes marcas italianas, todo un segmento (del sector) podría hablar un idioma diferente mañana", dijo Gianpiero Calzolari, presidente del grupo italiano de lácteos Granarolo SpA, en una entrevista a un diario el viernes. "Nuestra italianidad tiene que protegerse". Calzolari agregó que estaba dispuesto a sumar fuerzas con actores nacionales para encontrar una manera de conservar Parmalat como una empresa italiana, si hubiera la necesidad.

El banco italiano Intesa Sanpaolo SpA, que tiene una participación de 2,15% en Parmalat, también dijo que trataría de defender la nacionalidad italiana de Parmalat. El jefe ejecutivo Corrado Passera dijo a periodistas el viernes que el banco quería contribuir a la próxima etapa del desarrollo de Parmalat tras años de reestructuración tras la quiebra fraudulenta de la firma en 2003 bajo el peso de miles de millones de euros en deuda. La lista que Intesa presentó el viernes tiene a Enrico Bondi, presidente ejecutivo de Parmalat, como el primero entre los candidatos de la junta directiva de Parmalat.

Bondi, cuyo mandato también vence el próximo mes, encara los ataques de un grupo de gerentes de fondos extranjeros que exigen su renuncia. Skagen AS, de Noruega, Mackenzie Financial Corp, de Canadá, y Zenit Asset Management AB, de Suecia, que conjuntamente tienen una participación de 15,3%, presentaron su lista conjuntamente la semana pasada. Los fondos dicen que quieren reemplazar a Bondi como jefe ejecutivo porque no ha usado unos 1.400 millones de euros en las arcas de Parmalat para pagar un dividendo adicional o expandir las operaciones de Parmalat.

Parmalat, con sede en Parma, Italia, cobró notoriedad en diciembre de 2003 cuando quebró bajo miles de millones de euros de deuda, acumulada durante años de fraude por altos gerentes de la compañía. Los juicios en la causa penal siguen en curso.

Desde la resurrección de Parmalat y su regreso a la bolsa de Milán, Bondi ha supervisado su reestructuración, vendiendo activos y recaudando dinero de querellas derivadas del caso de fraude

Fuente: Wall Street Journal

0 comentarios:

Publicar un comentario

Dejanos tu opinion

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | Grocery Coupons