jueves, 17 de marzo de 2011

Samsung y Ford producen mientras esperan noticias de sus proveedores japoneses


Las empresas mantendrán por el momento su producción global mientras esperan que sus pares japoneses los suministren con chips de memoria, baterías, y demás componentes

Por Tim Culpan y Alan Ohnsman, de la agencia Bloomberg

Samsung Electronics Co., Ford Motor Co. y Boeing Co. mantienen la producción global mientras esperan que socios de Japón, que se vio devastado por un terremoto, aumenten una exportación clave: información.

Las compañías son algunos de los fabricantes del mundo que dependen de Japón para todo, desde chips de memoria a baterías para
autos híbridos. El objetivo es evitar la escasez de componentes mientras proveedores japoneses como Sanyo Electric Co. y Toshiba Corp. se aseguran de que tienen acceso a energía, agua, transporte y materiales.

“Estamos bien por unas semanas, y no puedo decirle qué pasará después de eso”, dijo Jim Albaugh, el presidente de Boeing Commercial Airplanes, en una entrevista realizada en Scottsdale, Arizona. Las compañías japonesas diseñaron y suministran el 35 % de la estructura del nuevo 787 Dreamliner de Boeing, que lleva un retraso de tres años.

Cuatro días después del terremoto de 9,0 de intensidad, Bayerische Motoren Werke AG, de Alemania; Volvo AB, de Suecia; y ON Semiconductor Corp., de Phoenix, dicen que aún no saben en qué medida se verán afectadas como consecuencia de sus clientes o vendedores japoneses. Una de las razones es la falta de información de los proveedores, así como de los proveedores de los proveedores.

Compañías como Samsung, de Corea del Sur, y la fabricante taiwanesa de teléfonos inteligentes HTC Corp., no corren riesgos y buscan otras fuentes para evitar escaseces que puedan interrumpir la producción.

“La realidad es que las compañías no saben cuál es la magnitud de lo que ha pasado”, dijo el economista Kim Hill, del Centro de Investigaciones Automovilísticas de Ann Arbor, Michigan. “No se puede fabricar un auto con el 97 % de los componentes. Hay que tener el total.”

Suministro de energía

Japón, uno de los mayores proveedores globales de las industrias electrónica y automovilística, puede necesitar semanas para recuperarse de la producción perdida como consecuencia del terremoto más fuerte que se haya registrado en el país, según Barclays Capital.

El temblor y el tsunami posterior pueden haber dejado un saldo de más de 10.000 muertos y el índice bursátil Nikkei 225 cayó 18 % desde el lunes. La escasez de electricidad que ocasionó el cierre de plantas de energía nuclear en el norte de Japón limita la capacidad de los proveedores de volver a la producción.
“Sanyo nos proporciona baterías para híbridos japonesas”, dijo Todd Nissen, un vocero de Ford, que tiene sede en Dearborn, Michigan, y es la segunda empresa automovilística más grande de los Estados Unidos por unidades vendidas. “Hasta ahora no hemos tenido interrupciones de la provisión pero, al igual que el resto de los proveedores, Sanyo continúa evaluando la situación”.

Sanyo, cuyo 80 % es propiedad de Panasonic Corp., proporciona las baterías de metal de níquel para el sedán híbrido Fusion de Ford, que se monta en México.

Proveedores de electrónica

Dos fabricantes de chips estadounidenses que son proveedores de la industria automovilística informaron que en sus plantas en Japón se había interrumpido la producción. Texas Instruments Inc., el segundo fabricante de chips más grande de los Estados Unidos, dijo que sus ventas se verán afectadas en los dos primeros trimestres, mientras que Freescale Semiconductor Inc., de Austin, Texas, dijo que su planta de Sendai había dejado de operar.

Compañías japonesas como Shin-Etsu Chemical Co., la fabricante de obleas de silicio Sumco Corp. y la firma proveedora automovilística Denso Corp., han suspendido su producción de forma temporaria. Incluso si los proveedores logran seguir produciendo, la preocupación sobre una posible escasez está impulsando los costos. Los precios de los semiconductores usados en computadoras personales y teléfonos móviles tuvieron una fuerte alza.

“Nuestra principal inquietud es la disponibilidad de componentes o que aumenten los precios de los componentes”, dijo Kirk Yang, director gerente de Barclays Capital y jefe de análisis de hardware de tecnología para Asia, lo que excluye a Japón.

Compañías japonesas como Toshiba, Sony Corp., Panasonic y Elpida Memory Inc., proporcionan el 20 % de los productos tecnológicos del mundo, entre ellos el 44 % del equipamiento audiovisual, el 40 % de los componentes electrónicos y un 19 % de los semiconductores, estima CLSA Asia-Pacific Markets.

Cierres de plantas automovilísticas

Japón es una importante fuente de componentes electrónicos para autos y es el principal proveedor de baterías y componentes para vehículos híbridos, dijo Hill, el economista del grupo de investigación sobre automóviles.

Los Estados Unidos dependen de Japón en lo que respecta a alrededor del 14 % de los componentes para la producción de autos, dijo Hill, que pronosticó que Toyota Motor Corp., Nissan Motor Co. y Honda Motor Co. son las que verán más afectadas sus operaciones en los Estados Unidos.

Si bien hasta ahora Ford no ha experimentado una interrupción de la entrega de componentes, el vocero Nissen dijo: “Seguimos trabajando con nuestros proveedores del Nivel 1, que a su vez están evaluando la provisión del Nivel 2”.

Toyota, Honda y Nissan suspendieron la producción automovilística local hasta por lo menos el 16 de marzo y hasta el 20 de marzo en el caso de Honda.

Fuente: observa.uy

0 comentarios:

Publicar un comentario

Dejanos tu opinion

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | Grocery Coupons