lunes, 20 de junio de 2011

Las diez maneras más creativas para robarle lo suyo


PUERTO RICO. Tenga ojo avizor con estos esquemas y evite ser víctimas de estos ladrones creativos

No siempre los ladrones aprovechan la oscuridad de la noche para atacar a sus víctimas.

La complejidad de la sociedad, los avances en la tecnología, y la astucia de los pillos ha viabilizado una gran gama de esquemas que, si las personas no están atentas, fácilmente pueden terminar como víctimas del crimen.

Hasta el jueves 16 de junio, las estadísticas oficiales de la Uniformada reflejaban que este año había ocurrido 2,998 robos y 7,607 escalamientos en la Isla.

Esto sin contar los casos de desfalco o fraude que ocurren a diario en Puerto Rico.

“El ladrón siempre busca la
forma de poder sacar ventaja de lo que no es suyo”, comentó la inspectora Nívea Collazo, jefa de investigaciones policiales de Bayamón y ex directora de la División de Robo a Banco y Fraude, al consultársele el tema de los distintos esquemas usados por los delincuentes para apropiarse de lo ajeno.

Collazo indicó que, dependiendo del esquema, hay formas de bajar la posibilidad de ser víctimas de los ladrones.

No obstante, lo más importante, advirtió, es “estar alerta” e intentar preveer cualquier situación sospechosa.

Aquí algunos esquemas de robo o fraude que rompen con el esquema clásico y que ocurren con cierta frecuencia en la Isla.

Choque para un asalto
Aunque es uno de los esquemas menos usados, según el jefe del Negociado del Tránsito en la Policía Miguel Rosado, se han reportado casos en la Isla de conductores cuyo automóvil es chocado con el único propósito de detener a la persona y robarle. Rosado indicó que es importante que las personas accidentadas en circunstancias sospechosas, detengan su vehículo en el área más iluminada que vea y con la mayor cantidad de personas en los alrededores.

Ladrones disfrazados de funcionarios públicos o empresas de servicio al hogar
Esta modalidad por momentos ha sido muy usada por los ladrones. En esencia se trata de ladrones disfrazados de funcionarios de las agencias de gobierno, incluyendo la Policía, o de empresas de servicio como televisión por cable o teléfono, que piden acceso a la residencia alegando que van en gestiones oficiales y aprovechan para asaltar a los residentes.

Llamada de secuestro
Se trata de llamadas telefónicas en las que se le dice a la víctima que algún familiar ha sido secuestrado cuando en realidad no es así. En estos casos, las personas piden dinero a la víctima para la liberación del familiar o para que, simplemente, no sea asesinado. Usualmente, en estos casos, los que llevan a cabo este esquema de fraude intentan evitar que la víctima enganche el teléfono antes de enviar el dinero por un servicio de envios monetarios. Esto para que no pueda corroborar si su familiar en realidad fue secuestrado.

“Tengo a tu mascota”
Es un esquema un tanto similar al de los familiares que alegan son secuestrados. En esencia, se trata de delincuentes que llaman a las personas que publican anuncios sobre su mascota perdida intentando sacar dinero. En la mayoría de las ocasiones exigen que les paguen una recompensa antes de ofrecer información sobre el lugar donde esta el animal.

Te ganaste un automóvil
Esta modalidad consta en llamadas telefónicas en las que se le anuncia a la víctima que se ganó algún premio pero que para recibirlo tiene que enviar dinero. Usualmente se anuncian como premios automóviles y se alega que el dinero a enviarse es para el pago del marbete y la tablilla. La víctima en estos casos paga el dinero pero, obviamente, nunca recibe el premio.

La jeva con el carro dañado
Se han registrado casos similares de ladrones que usan mujeres con carros averiados como carnada para que conductores varones se detengan a ayudarlas con el vehículo y así aprovechar ese momento para el asalto. También se han registrado numerosos casos de conductores que se detienen en las carreteras para darle pon a algún peatón cuando en realidad se trata de un ladrón que busca un escenario fácil para llevar a cabo un asalto.

“Devuélveme el cambio”
Se trata de un esquema un poco complejo en el que las víctimas usualmente son las personas que venden productos a través de las páginas de clasificados en Internet. En esencia, el comprador del artículo envía un cheque o giro postal falso al vendedor con una cantidad de dinero muy superior al precio de venta estipulado y pide que le devuelvan el cambio. El vendedor, entonces deposita el cheque falso en su cuenta de banco y le envía la diferencia al comprador. Usualmente días después, cuando el banco no logra cobrar el dinero del cheque o giro falso, reclama el monto a la cuenta de banco del vendedor. Este al final termina sin el artículo vendido, el pago que iba a recibir por la venta y pierde la cantidad de dinero enviada de vuelta más el monto al que ascendía el cheque o giro falso.

El billete premiado
Se trata de un esquema que, por periodos, es muy usado para defraudar a las personas. Se trata de ladrones que alegan tener un billete de lotería premiado pero que, por alguna razón, no puede cambiarlo. Usualmente la excusa es que el ganador del premio es indocumentado. En estos casos, el billete premiado resulta ser falso por lo que las personas terminan sin el premio y sin el dinero que pagaron el billete.

Dólares falsos
Es un esquema en el que los ladrones, simplemente, pagan con dólares falsificados. Según la inspectora Nívea Collazo, en ocasiones los billetes son tan bien hechos que a simple vista no pueden ser diferenciados del dinero real.

Confirmación personales de datos por teléfono
Esta modalidad de fraude en esencia busca robar los datos personales de la víctima y, por ende, su identidad legal. Los ladrones usan esos datos para alcanzar acceso al crédito de la víctima y se lucran. Una de las prácticas comunes es llamando a las víctimas haciéndose pasar por un empleado de una agencia de gobierno, un banco o alguna entidad de servicios privados. En esencia, las personas piden a las víctimas que confirmen sus datos personales como nombre completo, lugar y fecha de nacimiento, y el número de seguro social, entre otros datos. Las víctimas usualmente no se percatan que fueron víctimas de un delito hasta que tienen algun tipo de notificacion de deuda o no pueden realizar una compra porque su crédito es rechazado

Fuente: elnuevodia.com

0 comentarios:

Publicar un comentario

Dejanos tu opinion

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | Grocery Coupons