jueves, 16 de junio de 2011

Siempre hay espacio para un emprendedor


Santo Domingo
Los espacios para emprendedores que buscan desarrollar una tarea que les permita generar recursos económicos con los cuales puedan costear los gastos personales y familiares nunca se agotan. Aunque pareciera lo contrario en una época en la que la gente ya no se atreve a pedir un vaso de agua, porque en cualquier esquina venden funditas y botellitas de agua, todavía quedan lugares y formas de ganarse la vida sin tener que delinquir. Solo hace falta decisión.

Con estas expresiones coincide un grupo de personas que luego de desarrollar varias actividades, sin mucho éxito, que les permitiera ganarse el pan de cada día, se destacan en un oficio que le ha dado, por lo menos, la estabilidad alimentaria: la sastrería.

Varios sastres que trabajan en la avenida Duarte, esquina María Viuda de la Cruz, en el sector Villa Consuelo, cuentan la misma historia de que aprendieron este oficio por iniciativa propia, sirviendo de ayudantes a otros que ya se ganaban la vida con esta actividad.

Georgino Andújar, quien vive
 en el ensanche Luperón de la capital, dijo que salió de Azua, su pueblo natal, en el año 1998 y llegó a trabajar a Villa Consuelo como ayudante de su primo quien se desempeñaba como costurero.

Expresó que luego de pasar un tiempo observando a su primo cosiendo cortinas, cojines y forros de muebles, este le dejaba la máquina de coser para que practicara con retazos sobrantes de los trabajos realizados, y de esta manera pudo aprender el oficio que hoy le ha permitido pasar a una mejor vida.
“Yo llegué del campo con unas “chancletas chinitas”, porque no tenía zapatos y hoy día hasta carro tengo”, dijo Andújar, al referir que con los recursos que genera por esta actividad puede vivir bien porque se arropa hasta donde la sábana le alcanza.

Logros
Andújar consideró que el logro más grande que él ha tenido luego de emprender en esa actividad es el conocimiento que ha adquirido, el cual, dijo, le servirá para toda la vida en cualquier parte del mundo donde se encuentre.

En tanto que Frank Peguero, quien tiene 22 años trabajando sastrería en este sector, explicó que su mayor logro en este oficio es que ha podido mantenerse él y su familia de una forma honrada, sin tener que caer en la delincuencia, igual como le ha tocado ver a viejos amigos que debido a la desesperación han sido acusados de muchos delitos.

Expresó que él trabaja independiente a pesar de que hay muchos talleres de muebles de Villa Consuelo que han requerido de sus servicios y no se debe a nadie. Señaló que entre los trabajos más complicados que le han tocado hacer en los 22 años que lleva trabajando en Villa Consuelo, se destacan el forrado de interiores completos en ‘lether’ de modernas yipetas que lo buscan por su experiencia.

OTRA ACTIVIDAD PARA GENERAR INGRESOS
  
PACAS
Desde de que aquí se empezó a usar el método de las ropas pacas, ya la gente casi no está mandando a hacer casi nada, aseguró José Luis García, un sastre establecido en la avenida Osvaldo Bazil, esquina Duarte, quien dice que para conseguir ingresos extra cuando le va mal en la sastrería tiene que hacer servicios de acarreo en el viejo carro que le sirve de transporte.

"Ahora mismo la hechura de un pantalón cuesta por encima de RD$500, entonces en este sector hay mucha gente que prefiere comprar pantalón de RD$100 pesos en una paca y pagar RD$150 para que se lo arreglen”, indicó García.

Fuente: Listin Diario

0 comentarios:

Publicar un comentario

Dejanos tu opinion

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | Grocery Coupons