jueves, 14 de julio de 2011

¿Cree que el desempleo de 9,2% en EE.UU. es malo? Podría ser peor


NUEVA YORK (Dow Jones)--¡Qué gran decepción!

Las nóminas de empleo no agrícola de junio crecieron sólo en 18.000. La decepción fue aún mayor debido a que el informe de empleo de ADP que se publicó el jueves -que sugirió que se sumaron 157.000 nuevos puestos de trabajo en el sector privado- tenía a los economistas y participantes del mercado esperando un fuerte aumento del empleo en junio.

El magro ritmo de contrataciones ofrece pocas esperanzas a los 14 millones de personas que buscan empleo en Estados Unidos. La tasa de desempleo aumentó del 9,1% en mayo, al 9,2% en junio.

Lo que hace más inquietante el aumento en la tasa de desempleo es que el verdadero número de desempleados
 es ciertamente mucho mayor. Ello se debe a que millones de trabajadores han decidido marginarse de la fuerza laboral.

En los años previos a la recesión, el 66,0% de los estadounidenses adultos estaban involucrados en los mercados laborales, ya sea empleados o buscando trabajo. La tasa cayó significativamente durante la recesión. En junio, la tasa de participación de la fuerza laboral alcanzó el 64,2%, la menor desde principios de 1984.

En otras palabras, la población adulta de Estados Unidos ha crecido en cerca de 7 millones de personas desde 2007, pero la fuerza laboral ha aumentado en menos de 300.000.

Si la tasa de participación se situara en un rango más normal del 66,0% y si se asume que estas personas no pueden encontrar empleo, la tasa de desempleo durante el primer semestre de 2011 habría promediado el 11,5%. Ello superaría con creces el máximo histórico de post guerra del 10,8% a fines de 1982, en momentos en que Estados Unidos salía de otra severa recesión. (La tasa de participación en ese entonces se mantuvo estable en torno al 64,0% durante la recesión).

La caída en la tasa de participación no se debe principalmente a trabajadores desmotivados, es decir aquellos que les gustaría trabajar pero han renunciado a la búsqueda.

El incremento ha sido principalmente en el número de personas que indican que "ahora no quieren un empleo". Ello incluye a personas que han vuelto a capacitarse o que inician una nueva carrera, personas con obligaciones familiares, y aquellas que han optado por una jubilación anticipada o presentado solicitudes por discapacidad.

La palabra clave en la definición es "ahora". Muchos de ellos se volverán a sumar a la fuerza laboral en el futuro -cuando finalice su entrenamiento, cuando los hijos sean suficientemente grandes para ir al colegio o cuando encuentren que la cartera de jubilación no es lo suficientemente abultada para cubrir su costo de vida.

El problema: La economía no está generando suficientes empleos para los 14 millones de desempleados "oficiales". ¿Así que dónde encontrarán trabajo quienes retornan al mercado?

Estados Unidos se enfrenta a un período de extremadamente alto desempleo y a una creciente subclase de desempleados a largo plazo con pocas posibilidades. En tanto, los encargados de política parecen no poder o no querer ayudar

Fuente: Wall Street Journal

0 comentarios:

Publicar un comentario

Dejanos tu opinion

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | Grocery Coupons