martes, 31 de enero de 2012

El tercer jefe de Carrefour en cuatro años tendrá un duro desafío



PARÍS—Carrefour SA nombró el lunes a Georges Plassat como su próximo presidente ejecutivo, poniendo la carga de enderezar el gigante minorista francés sobre los hombros de su tercer jefe en cuatro años.

Carrefour, el segundo mayor minorista del mundo después de Wal-Mart Stores Inc., informó que el actual presidente ejecutivo, Lars Olofsson, daría un paso al costado en la reunión con accionistas en junio, lo que allanó el camino para Plassat. El ejecutivo de 62 años actualmente ocupa la presidencia ejecutiva del grupo francés de indumentaria Vivarte SA, en el cual posee una participación de 8%.

Carrefour anunció también que Pierre Bouchut, quien era un candidato interno para el máximo cargo, dejará su puesto de director ejecutivo de mercados de crecimiento

La gestión de
 tres años de Olofsson fue marcada por idas y vueltas estratégicas, advertencias crónicas de menores ganancias, las repentinas salidas de altos ejecutivos y un fallido plan de fusión. Estos obstáculos, dicen los detractores, impidieron que Olofsson corrigiera el rumbo de los negocios de Carrefour en Francia, que representó 43% de los 91.500 millones de euros (US$121.000 millones) en ventas de la empresa el año pasado. Algunas personas cercanas a la compañía también culpan la intromisión del mayor accionista de Carrefour, una empresa conjunta entre el magnate de los bienes de lujo Bernard Arnault y la firma de inversiones de capital privado Colony Capital, que juntos poseen una participación de 16%.

Carrefour sugirió en un comunicado el lunes los desafíos que encarará Plassat.

"Georges Plassat declaró que está bien al tanto de la magnitud de la tarea que lo espera, que requerirá el apoyo de todos dentro de la compañía", señaló.

Muchos expertos y analistas dicen que los problemas de Carrefour son más profundos de los que una sola persona es capaz de solucionar. El formato principal de Carrefour es el hipermercado —supercentros que venden de todo, desde pan hasta bicicletas— que está perdiendo clientes contra supermercados con ubicaciones más convenientes y precios competitivos. Asimismo, muchos piensan que el grupo se volvió difícil de manejar, con demasiados empleados y formatos de locales desde la fusión de dos cadenas francesas de supermercados hace una década.

"Plassat tiene el perfil apropiado", dice Arnaud Joly, analista de la corredora Cheuvreux. "Creemos que este nombramiento es positivo para Carrefour pero hay mucho por hacer para enderezar el grupo".
Con su sólida reputación y considerable riqueza, Plassat no necesita el empleo. Personas allegadas al ejecutivo señalan que lo ve como una oportunidad para probarse a sí mismo en la última etapa de su carrera y como una revancha por un importante cargo en el sector minorista que perdió hace 15 años. En ese entonces, Plassat se fue del rival francés de Carrefour, Groupe Casino SA, donde ejerció como presidente ejecutivo, luego de respaldar una propuesta de adquisición a la que se opusieron los accionistas.

Tras alejarse de Casino, se incorporó a Carrefour como el director de su división española. Dos años después, ingresó a Vivarte. Se convirtió en un inversionista de Vivarte en 2007, cuando el grupo fue comprado por la firma de capital privado Charterhouse.

En un comunicado el lunes, Vivarte señaló que su estructura de accionistas seguiría sin cambios y que el lugarteniente de Plassat lo reemplazaría como presidente ejecutivo en la próxima reunión de la junta directiva.

Las negociaciones entre Plassat y el comité de reclutamiento de la junta de Carrefour tardaron meses debido a sus vínculos con Vivarte, según personas al tanto. Carrefour compite con Vivarte en la venta de prendas para el mercado masivo.

Para algunos inversionistas, el atractivo de Plassat está tanto en las expectativas de que podría hacer frente a los principales accionistas como en su experiencia minorista. Será de inmediato presidente ejecutivo y titular de la junta, un cargo que Olofsson tardó más de dos años en obtener. Plassat es conocido por ser tanto un empresario obstinado como un gran motivador de sus equipos.

"Es un personaje un poco difícil, pero es un gran minorista y conoce el sector por dentro y por fuera", explica Luc Vandevelde, ex presidente de la junta de Carrefour, quien lo conoció en los años 90. "No aceptará ningún compromiso que no sea bueno para la compañía".

Una medida de su éxito será si puede detener la caída libre del precio de la acción de Carrefour, que se ha desplomado de cerca de 50 euros en 2007, cuando Arnault y Colony compraron su participación inicial, a un mínimo de 14,66 euros en septiembre, dejando a los inversionistas con miles de millones de euros en pérdidas en papel. La empresa emitió cinco advertencias de ganancias el año pasado en medio del estancamiento de las ventas. Su próximo informe de resultados será el 8 de marzo.

Plassat se incorporará oficialmente a Carrefour en abril como director operativo durante un período de transición de dos meses bajo Olofsson hasta la reunión con accionistas del 18 de junio.

Olofsson llegó a Carrefour tres años atrás del gigante suizo Nestlé SA. Reemplazó al español José Luis Duran, un ejecutivo con una extensa carrera en Carrefour cuya gestión también estuvo caracterizada por múltiples advertencias de ganancias

Fuente: Wall Street Journal

0 comentarios:

Publicar un comentario

Dejanos tu opinion

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | Grocery Coupons