martes, 24 de enero de 2012

La corbata, el accesorio masculino que se resiste a ser "colgado"



Bogotá Hace unos 20 años, los asistentes a una reunión formal debían ir vestidos con rigurosa elegancia y la corbata era el accesorio obligado para dicha ocasión. Hoy, sería menos probable que a un encuentro del mismo tipo, asistiesen todos los invitados utilizando el accesorio insignia de la formalidad.

Este escenario nos haría pensar que, con cada día que pasa, la corbata se estaría convirtiendo en un accesorio en vía de extinción.

El panorama se refuerza cuando vemos a diario, en los diferentes medios de comunicación, a los grandes ejecutivos y dirigentes de Colombia y del mundo vistiendo de forma cada vez más informal y dándole menos importancia a este accesorio.

El máximo exponente de la moda informal a nivel internacional fue el CEO de Apple, Steve Jobs. Con sus clásicos jeans Levi`s 501, zapatillas New Balance y su saco negro con cuello de tortuga de
 St.Croix, Jobs impactó el mundo de los negocios con sus innovadores productos, lo que mostró que no era necesario usar saco y corbata para ser un buen ejecutivo.

En entrevista con The New York Times, Steve Chazin, un antiguo ejecutivo de Apple afirmó que Jobs "no quería que ningún individuo hiciera sombra a la marca, lo que lo incluía a él".

En el plano nacional, los ejecutivos que han decidido adoptar un look que no incluya la clásica corbata son varios. El actual gobernador de Antioquia, Sergio Fajardo, es el máximo exponente de esta tendencia a nivel nacional. En varias entrevistas, Fajardo ha explicado que no usa la corbata frecuentemente porque nunca estuvo acostumbrado a utilizarla y como llegó del mundo académico, nunca sintió la necesidad de ponérsela.

Aunque es frecuente ver al presidente Juan Manuel Santos usando el clásico accesorio, acompañando un buen traje, podríamos afirmar que es uno de los pocos mandatarios nacionales que realiza algunas apariciones sin utilizar esta prenda.

Si hablamos de altos ejecutivos, Fabio Villegas, presidente de Avianca reemplazó la clásica prenda por cardigans o suéteres de colores neutros que usa por encima de su camisa, mientras que Carlos Raúl Yepes, presidente del Grupo Bancolombia, le da, en algunas ocasiones, poca importancia al clásico accesorio.

Sin embargo, el hecho de que estos ejecutivos tiendan a la informalidad no quiere decir que efctivamente pueda acabarse el uso de la mencionada prenda. Los expertos en el tema consideran que la corbata continúa siendo el elemento insignia de la elegancia y el estatus, además de ser uno de los accesorios más utilizados en el mundo de los negocios y las finanzas.

Para la Casa Ermenegildo Zegna, la corbata, el color, el estampado y los nudos de la misma hablan más de la personalidad de quien la porta que del negocio. De todos modos, por citar un ejemplo, han habido presidentes que a la hora de dar sus discursos, elegían una corbata lisa color rojo para atraer la atención del público.

Para Alejandro Lugo, asistende de diseño de Lina Cantillo, la corbata es "en absoluto un accesorio en vía de extinción". Según Lugo, esta prenda complementa perfectamente una pinta casual o una que sea muy elegante y además le destaca el vestuario.

Por su parte, Martha Cala, Directora del Laboratorio de Moda de Inexmoda, afirma que la corba nunca va a desaparecer debido a que siempre van a existir ciertos cargos, funciones y momentos en los que se requiere el formalismo que aporta esta prenda. Además, "la corbata renueva el vestuario. Es una prenda que le da la oportunidad a quien la usa de cambiar el color, la textura y el diseño".

Cala agrega que a pesar de que cada vez sean más los hombres que que se vean en las calles sin este accesorio, el negocio de corbatas en el mundo mueve volúmenes gigantescos. Juan Bernardo Peláez, gerente comercial de Le Collezioni, afirma que sólo en el pasado mes de diciembre la casa de moda vendió 550 corbatas y que el ítem máscomercializado de todos los almacenes es la corbata en twill de seda de Salvatore Ferragamo, que tiene un valor de $350.000.

Cala explica que los ejecutivos o altos dirigentes que no utilizan corbata lo hacen es porque definieron que su estilo personal no incluía el uso de este accesorio.

Decisión personal o insignia del formalismo, la corbata puede ser una prenda que pase de ser unaccesorio en su vestuario al protagonista del mismo.

Prendas para toda ocasión

Para Juan Bernardo Peláez, gerente comercial de Le Collezioni, hay una corbata específica para cada ocasión. Por ejemplo, las corbatas a rayas deben utilizarse para el día a día o para ir a la oficina. Sin embargo, si la tela en la que está hecha es brillante, la corbata a rayas también puede ser utilizada en la noche. Las prendas brillantes deben ser usadas para cenas formales o cocteles, acompañando el clásico smoking y mejorádolo con textura y color, mientras que las estampadas son sólo para el día. Para Peláez, la reina de las corbatas es la negra porque es la preferida y la que se puede usar en cualquier ocasión.

La opinión
Martha CalaDirectora del Laboratorio de Moda de Inexmoda

"La corbata nunca va a desaparecer. A pesar de las tendencias del momento, siempre va a haber cargos, funciones y eventos que requieren su formalismo

Fuente: larepublica.com.co

0 comentarios:

Publicar un comentario

Dejanos tu opinion

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | Grocery Coupons