sábado, 11 de febrero de 2012

El costado lúdico de Warren Buffett


Con un anillo de compromiso de diamantes en la mano, Warren Buffett se puso de rodillas y le pidió matrimonio a Alexa Tavasci.


"Por favor acéptame", le dijo el multimillonario de 81 años en un restaurante en Omaha, Nebraska, mientras varias cámaras captaban el momento

Tavasci, una estudiante de 21 años de la Universidad del Norte de Arizona aceptó la propuesta, que en realidad había sido idea suya como parte de un día de bromas con el inversionista.

Cuando se trata de invertir, el tercer hombre más rico del mundo y presidente ejecutivo del holding Berkshire Hathaway Inc. se pone serio. Pero en frente de una cámara con la próxima generación de líderes empresariales, el Oráculo de Omaha se convierte en un tipo bastante gracioso.

Varias veces al año, Buffett
invita a estudiantes de negocios de todo Estados Unidos a la sede principal de Berkshire, en Omaha, para una visita de un día. La jornada incluye dos horas de preguntas y respuestas, visitas a los negocios que Berkshire posee en la ciudad, un almuerzo y, para los más afortunados, un paseo en su Cadillac.

Durante todo el día, Buffett imparte lecciones de vida, les dice a los estudiantes que escojan la pareja correcta y que se rodeen de gente que sea mejor que ellos.

En cuanto a los principios que lo hacen el inversionista más famoso del mundo, les recuerda "que se mantengan lejos del dinero prestado y de las emociones colectivas".
El ritual termina con una sesión de fotos. Cada estudiante tiene la oportunidad de tomarse dos con Buffett: una foto seria y otra en una pose graciosa que ellos mismos eligen



Buffett dice que es feliz con el juego. "Esta gente se ha esforzado mucho y haría cualquier cosa que me pidan, aunque tengo límites, no le propondría a un hombre", agrega.

Hace poco, en el restaurante Piccolo Pete's, uno de sus favoritos, Buffett movió los brazos como si fuera un boxeador, reemplazó sus anteojos con unas gafas de sol con marco verde e hizo una pose a lo Travolta en Fiebre de sábado por la noche.

"Hace casi cualquier cosa que le pidas", dice Antonio Espinosa, quien cursa un MBA en la Universidad de Notre Dame que le pidió a Buffett que pretendiera darle un puño.
Al igual que la asamblea general de Berkshire, que el año pasado atrajo alrededor de 36.000 accionistas, las sesiones con los jóvenes son extremadamente populares. Más de 200 universidades están en lista de espera para enviar a sus estudiantes. Buffett exige que al menos un tercio de los alumnos que lo visitan sean mujeres

Compartir un momento gracioso con Buffett puede ser bastante estresante para los que quieren dejar una buena impresión. Mientras esperaba su turno, Pat Ryan vio con nerviosismo cómo otros antes que él estaban haciendo lo que había planeado para la foto: intercambiar gafas con Buffett. El estudiante de 29 años que cursa un MBA en la Universidad de Notre Dame tenía que pensar rápido. En el último minuto se le ocurrió pedirle a Buffett que cogiera su corbata y pretendiera que lo estaba ahorcando.

Buffett no puso reparos y se rió mientras seguía las instrucciones de Ryan. Conocer a Buffett lo hizo darse cuenta de que tiene que hacer algo que lo apasiona, como fundar su propia empresa tecnológica, en vez de buscar un trabajo de acuerdo a la remuneración.

Alex Williams, un estudiante de último año en la Universidad de Gonzaga, en el estado de Washington, le estaba diciendo a Buffett cuánto valoraba la visita cuando el inversionista lo interrumpió y le dijo: "¿Qué tal si te hago una llave en el cuello?"

Las payasadas de Buffett datan de 2005, cuando recibió un grupo de la Universidad de Chicago. "Si los puedo hacer felices mientras yo luzco como un estúpido en Facebook, está bien", dice Buffett

Fuente: Wall Street Journal

0 comentarios:

Publicar un comentario

Dejanos tu opinion

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | Grocery Coupons