lunes, 14 de mayo de 2012

La economía del oficio más viejo del mundo



Bruno Frey, profesor de la Universidad de Zurich, es uno de los economistas más provocadores de Europa. En 2003, Frey movió el avispero académico con un estudio titulado: “¿Publicar es como prostituirse? Optando entre las ideas propias y el éxito académico”. El profesor explica que el sistema de referís que utilizan los journals convierte a los académicos en una suerte de “esclavos” que deben admitir todas las sugerencias en su desesperación por publicar, sabiendo que de eso dependen sus ofertas de trabajo.

No es el único contacto de la ciencia sombría con la profesión más antigua del mundo. Hay pocos estudios económicos sobre la prostitución, pero el tema creció tres años atrás luego del escándalo con sexo pago que llevó al ex gobernador de Nueva York Eliot Spitzer a renunciar a su cargo. Spitzer dejó la función pública 48 horas despúes de que se revelara que había gastado
 más de 80.000 dólares en servicios de prostitución de alto nivel, incluyendo empleadas del Emperors’s Club que cobraban hasta US$ 5.500 por hora.

La tarifa llevó a varios economistas a preguntarse qué clase de servicio puede ofrecerse que justifique el pago de ese dinero en una hora. Allison Schrager, una doctora en Economía graduada en Columbia, con trabajos en el Banco de Inglaterra, en el FMI y en el Banco Mundial en su CV, se propuso investigar a fondo el tema, con entrevistas en profundidad a call girls caras que operan en la zona de Nueva York. Algunas de sus conclusiones fueron:

Indicador líder: el mercado de la prostitución es muy sensible a fluctuaciones del ciclo económico, y la actividad de hecho es un “leading indicator”, una variable que anticipa el nivel general de actividad.

Señales de precio: al contrario que en otros mercados, las trabajadoras sexuales pueden cobrar más cuando existe más oferta. “Esto es así porque el precio es la única métrica que los oferentes pueden dar como señal de calidad; en este sentido no es una plaza muy distinta a la de los fondos de riesgo”, explica Schrager en su trabajo “Información asimétrica y hooker-nomics”.

Costo de oportunidad: en su “Teoría de la prostitución” (Journal of Political Economy, 2006), las economistas Lena Edlund y Evelyn Korn proponen una explicación desde el “mercado matrimonial” para entender las tarifas elevadísimas de algunas escorts. “En la práctica, el matrimonio suele ser una fuente de ingresos para las mujeres, y como las prostitutas por lo general no son esposas al mismo tiempo, deben cobrar una tarifa que les cubra ese costo de oportunidad”, razonan Edlund y Korn.

Discreción: para Schrager, la brecha de tarifas entre las escorts y quienes ofrecen sus servicios en la calle tiene una explicación obvia; los clientes pagan un premium por discreción

Fuente: clarín.com

0 comentarios:

Publicar un comentario

Dejanos tu opinion

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | Grocery Coupons