jueves, 10 de mayo de 2012

Mamá empresaria crea negocio con 'torta bajo el brazo'



MEXICO. La alergia de su bebé a los pañales desechables le hizo buscar a una madre mexicana la alternativa para solucionar el problema. La respuesta fue regresar a la antigua tradición de confeccionar pañales de tela, pero nunca imaginó que sería el inicio de un negocio que hoy en día trasciende las fronteras. Esta es la historia de la empresa mexicana Ecopipo.

“Un día comencé a cortar y coser cuadros de tela para hacer los pañales de mi bebé, después de que otras mamás los vieron y me dijeron que estaban padres esos pañales, y me di cuenta de que muchas mujeres tenían está loca idea de no utilizar pañales desechables y empecé a venderlos por Internet”, cuenta la joven madre de familia.
  
Empresa en pañales

Con 24 años de edad, Ixchel Anaya Meave, decidió en 2009 emprender la aventura de crear un negocio que apuesta a ofrecer un producto de calidad para los bebés.

Los inicios de Ecopipo
no fueron sencillos. La mayor parte de la gente no confiaba en el proyecto por la corta edad de su fundadora, además de que en México la industria de los pañales de tela es casi inexistente, confiesa Ixchel.

A un mes de haber nacido Adán, su primer hijo, la idea de hacer pañales ya se encontraba en marcha. Con el apoyo de su abuela y su mamá, empezaron a coser las primeras unidades que comercializaron principalmente a través de internet.

Para el primer mes de venta, ya habían logrado colocar en el mercado más de 300 pañales, por lo que la joven originaria del Distrito Federal confirmó que era un “buen negocio”.

Con una inversión conjunta de 120,000 pesos de Ixchel y su esposo, dinero que ahorraban para el bautizo de su hijo, así como de la aportación de tres de sus familiares, iniciaron la producción industrial de su producto en una maquiladora ubicada en Irapuato.

“Mi esposo decidió dejar su trabajo en el aeropuerto e invertimos en comprar los materiales que se usan en Europa”, dice.

Su principal apuesta frente a los consumidores fue generar un 80% de ahorro en comparación con el producto desechable que comercializan otras empresas.

En promedio, una familia gasta en un periodo de 3 años alrededor de 22,320 pesos, equivalente a 4,464 pañales desechables, de acuerdo con datos de la compañía.

Sin embargo, no sólo los ahorros son el único factor que ha vuelto atractiva a esta empresa. Su apuesta por la conservación del medio ambiente ha sido una de las banderas que les han permitido crecer dentro de las industrias verdes.

Un pañal desechable tarda 450 años para desintegrarse en los océanos y 500 años en los tiraderos municipales, dice un estudio del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

Por eso, la reutilización de pañales de tela ha sido una alternativa que ya toman en cuenta algunos países desarrollados, como es el caso de España, y que cada vez toma más fuerza entre las personas preocupadas por el medio ambiente.

“Desde pequeña traía una formación ambiental porque mi familia estudió carreras relacionadas con la biología, y traemos mucho la conciencia ambiental y el cuidado a la naturaleza, por lo que siempre me intereso este tema”, confiesa Anaya Meave.


Un bebé que ya corre

Con el esfuerzo de Ixchel y más de 150 mamás que distribuyen el producto en el territorio nacional, la compañía de pañales se ha convertido en la primera 100% mexicana en su sector que exporta a distintos países, entre los que se encuentran Canadá, España, Portugal, Italia, así como Argentina, Colombia, República Dominicana, entre otros.

Actualmente, la empresa produce mensualmente alrededor de 6,000 pañales, lo cual equivale a un crecimiento de 200% desde que se inició la empresa hace casi tres años.

Durante 2011, la compañía obtuvo ganancias por 6 millones de pesos, y este año espera alcanzar un monto de 11 millones de pesos por el mismo concepto, confiesa con voz emocionada la empresaria.

Pero la idea de la joven aún no concluye. Dentro de sus planes se encuentra la incursión de la marca en el mercado estadounidense, en donde espera con su ingenio conquistar al público consumidor. Además, a partir de junio de este año, la empresaria plantea duplicar su producción para producir mensualmente más de 11,000 pañales.

Uno de los principales retos que afronta Ecopipo es abastecer la demanda de su principal mercado que es México, seguido de Canadá, por lo que Ixchel Anaya no descarta la inversión de nuevos socios para que el negocio continúe con sus primeros pasos, al mismo tiempo que su hijo Adán crece junto con su nuevo hermano, Matías.

Ixchel resume su historia de éxito: “Fui una mamá muy joven a la que le dijeron que no podía ser una mamá tan chavita, y con muchas complicaciones de vida. Pero ver esto, y notar que le di la vuelta a todo, y que se creó algo que tal vez sea el patrimonio de mis hijos es algo muy emocionante... La empresa es mi creación, es como si fuera mi tercer hijo

Fuente: elfinanciero.com.mx

0 comentarios:

Publicar un comentario

Dejanos tu opinion

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | Grocery Coupons