jueves, 12 de julio de 2012

10 consejos negocios en casa


Los negocios en casa nos permiten establecer nuestros propios horarios, trabajar en un ambiente cómodo, tener cerca a nuestra familia, ahorrar dinero en local, pasajes y alimentos, y ahorrar tiempo en vestirnos y en movilizarnos.

Y así como son varias las ventajas que presentan los negocios en casa, también son varias las opciones que tenemos al momento de montar uno, podemos, por ejemplo, brindar algún tipo de consultoría o asesoría, montar una academia o escuela, dedicarnos a la enseñanza particular, o fabricar, vender y hasta alquilar algún producto.

Sea cual sea el negocio en casa que tengas o pienses montar, los siguientes son algunos consejos generales que te ayudarán a sacarlo adelante:


Define tu lugar de trabajo
Ya sea en una habitación que uses como oficina, en tu cochera o en una parte de ella, o en un rincón de tu sala o de tu dormitorio, define claramente cuál será el lugar o espacio en donde desarrollarás tu negocio, y sepáralo del resto de tu casa. Crea en él el ambiente adecuado, coloca
en él todas tus herramientas de trabajo, y aleja de él todos los elementos que no tengan que ver con tu negocio.

Organiza tu lugar de trabajo
La comodidad que implica trabajar en casa puede en ocasiones llevarnos a caer en el desorden, lo cual puede restarnos productividad, por ejemplo, al perder tiempo al momento de buscar lo que necesitamos. Para organizar tu lugar de trabajo, coloca tus herramientas de trabajo a la mano, ten siempre ordenado tu escritorio, archiva siempre tus documentos, y deja siempre tus cosas en el lugar en el que corresponden.

Ponte un horario
Para lograr una mayor productividad ponte un horario de trabajo y cúmplelo, empieza a trabajar a una hora determinada, de preferencia bien temprano en la mañana, y deja de trabajar igualmente a una hora establecida que no sea tan tarde. Respeta también tus horas de descanso, y tus días libres que hayas fijado previamente.

Dile a tus familiares que respeten tu negocio
Aclara con tus familiares que no porque trabajes en casa significa que tu negocio no sea serio y, por tanto, exígeles respetar tu lugar y horario de trabajo. Pídeles que eviten hacer bulla cuando estén cerca de tu lugar de trabajo, y que eviten interrumpirte cuando estés trabajando, a menos que se trate de algo urgente.

Evita distracciones
Además de pedirles a tus familiares que eviten hacer bulla e interrumpirte cuando estés trabajando, evita distracciones que puedan restarte productividad. Evita navegar mucho tiempo por Internet, evita tener el televisor prendido, y evita escuchar música, a menos que ésta te ayude a relajarte o te sirva como motivación.

Mantente motivado
Factores como la falta de interacción física con otras personas, el sentimiento de aislamiento, o la falta de apoyo propios de los negocios en casa, pueden llevarnos a la pérdida de motivación. Para mantenerte siempre motivado, ponte objetivos a largo, mediano y corto plazo, planifica tus actividades diarias, y haz listas de tareas por realizar.

Mantén el profesionalismo
El ambiente de casa puede en ocasiones llevarnos a dejar de tomar nuestro negocio como algo serio y a dejar de proceder como profesionales. Para mantener el profesionalismo, ten una línea telefónica diferente a la de tu casa, contesta siempre el teléfono rápidamente, contesta siempre los emails de manera respetuosa, y atiende siempre a tus clientes con ropa formal.

No trabajes en exceso
Así como el ambiente de casa puede llevarnos a perder profesionalismo, también puede en ocasiones generar el efecto contrario, y llevarnos a querer trabajar seguido durante todo el día, lo cual a la larga puede restarnos productividad y, lo que es peor aún, ser perjudicial para nuestra salud. Respeta la hora que has fijado en que dejarás de trabajar, y tómate siempre breves descansos que aproveches sobre todo para hacer algo de ejercicio.

Cuida tu postura
Si tienes un negocio en casa es probable es que tengas que pasar varias horas sentando frente a la computadora. En ese caso busca una silla cómoda, y cuando te sientes en ella, hazlo con la espalda recta, procurando que tus ojos estén a la altura de la parte superior de la pantalla, y que tus brazos se encuentren en un ángulo de 90 grados al momento de usar el teclado.

No descuides tus relaciones
El asilamiento que implica trabajar en casa puede en ocasiones llevarnos a descuidar nuestras relaciones con otras personas, lo cual puede ser perjudicial para nuestra salud al inhibir nuestra necesidad natural de relacionarnos con otros. Dedica siempre un tiempo para tu familia, mantén comunicación con tus amistades, y procura realizar actividades que te obliguen a estar fuera de casa e interactuar físicamente con otras personas

Fuente: crecenegocios.com

0 comentarios:

Publicar un comentario

Dejanos tu opinion

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | Grocery Coupons