viernes, 6 de julio de 2012

Barceló y el segundo descubrimiento de América



Resiliencia: Dícese de la capacidad humana de asumir con flexibilidad situaciones límite y sobreponerse a ellas. Una virtud que, extrapolada a la economía española, define la historia del sector turístico y tiene en Barceló Corporación Empresarial a uno de sus máximos exponentes.

Empresa de transporte en sus inicios –en concreto, en 1931, cuando Simón Barceló Obrador compró el primer autocar de su flota por 11.150 pesetas–, en el siglo XX, el grupo mallorquín fue diversificando su negocio en torno a un único eje: el turista. Agencias de viajes, hoteles y touroperadores hicieron crecer a una compañía que nunca abandonó su carácter familiar y que, incluso en tiempos de bonanza, fue más tortuga que liebre y siempre tuvo claro que lo importante era alcanzar la meta.

Entre sus logros, figura el segundo descubrimiento de América. Si Cristóbal Colón lo hizo en 1492, Gabriel
Barceló –uno de los hijos del fundador– encontró, en 1980, un paraje por entonces sin explotar en República Dominicana llamado Playa Bávaro y abrió el camino hacia el Caribe, el gran filón de negocio de la industria turística española.

Hoy, hablar de Barceló es hacerlo de tres negocios: hotelero –144 establecimientos y 39.788 habitaciones–, agencias de viajes –409 oficinas y una sociedad conjunta con American Express en el segmento de los viajes corporativos– y, desde hace apenas unos meses, touroperación. La compañía ha estrenado en 2012 Quelónea, Jolidey y LaCuartaIsla, tres mayoristas de viajes con los que volverá a convertirse en un grupo turístico.

Números negros
A nivel financiero, Barceló ha conseguido echarle un pulso a la crisis y capear la reducción en el presupuesto de vacaciones de los españoles. Aunque su beneficio se ha reducido, cerró el año pasado con números negros y mejoró su resultado bruto de explotación (ebitda), hasta 118 millones. A pesar del adverso contexto económico, el grupo ha avanzado en el proceso de renovación de su cartera hotelera. Un objetivo que se marcó en 2005 y que está a punto de conseguir (un 96% ya son establecimientos de cuatro y cinco estrellas). En paralelo, Barceló ha apostado por la segmentación para captar todo tipo de clientes.

La compañía balear ha diversificado su oferta con establecimientos de golf, de spa o diseñados para familias. Asimismo, siguiendo las preferencias de sus huéspedes, ha reforzado su propuesta con hoteles sólo para adultos (cuenta con cuatro establecimientos de esta categoría en España y uno en República Dominicana).

2012 ha sido el año de la salida de Barceló de Reino Unido, donde operaba 21 hoteles, al no llegar a un acuerdo con el propietario para renegociar el arrendamiento. La empresa no descarta volver al mercado británico y, mientras, continúa sumando establecimientos. Hasta junio, ha incorporado siete hoteles: en Italia (cuatro), Alemania (uno), República Checa (uno) y España (uno).

A nivel de negocio, Barceló anticipa un buen año, con un ebitda de 164,4 millones de euros y unas ganancias de 12,5 millones. Pero, con cautela. Es la marca de la casa.

Fuente: expansión.com

0 comentarios:

Publicar un comentario

Dejanos tu opinion

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | Grocery Coupons