jueves, 12 de julio de 2012

Las ventajas de la empresa familiar


A lo largo de la historia, muchas han sido las empresas familiares que han crecido y se han hecho fuertes emporios.  De los casos más conocidos, podemos hablar de Wal-Mart, de la familia Walton, que emplea casi a millón y medio de personas; la empresa Ford de la familia con idéntico apellido; en Europa, Carrefour de los Defforey o el Banco Santander, de la familia Botín.

El saber invertir, estar en el momento adecuado en el lugar adecuado y adaptarse a las necesidades del mercado fueron factores influyentes a la hora de su éxito, pero también la fuerza que estos negocios tenían en sus inicios al sentarse en una base estable como es la familia.

Una de las principales ventajas de una empresa familiar es el compromiso adquirido por sus integrantes. En ocasiones, puede ser la vida misma para quien la creó. Por ello, las esperanzas y esfuerzos que se ponen son mayores y se proyectan sobre el resto de miembros de la familia. Además, para los que no pertenecen a la familia pero sí a la empresa, puede ser un incentivo al ver la dedicación del resto.

La flexibilidad es
otra de las ventajas. Tanto de tiempo, como de trabajo y dinero. Aunque se puede ver como desventaja el que no haya horas extra ni bonificaciones especiales y que las ganancias se reinviertan en la organización familiar, esto es una ventaja competitiva, ya que las empresas familiares se pueden adaptar rápida y fácilmente a las situaciones cambiantes del mercado.

Los valores comunes y la lealtad son otras de las ventajas que se tiene en este tipo de empresas. En el primer caso, es más sencillo construir la organización, ya que las bases de todos sus miembros son las mismas. En el caso de la lealtad, tomará más valor en tiempos difíciles, ya que los lazos dentro de una familia son más fuertes que en una empresa ajena.

La orientación a largo plazo suele ser otra de las ventajas sobre las empresas no familiares, ya que este planteamiento es más eficaz.

La identificación con la empresa es una fuente de compromiso aún mayor y de motivación que, como ya hemos remarcado, no existe de un modo tan fuerte en las empresas no familiares.

Al estar regentada por una familia, la empresa es menos burócratica e impersonal, además de permitir mayor flexibilidad y capacidad/rapidez de decisión.

Normalmente estos negocios pasan de generación en generación, por lo que hay un conocimiento de la empresa desde jóvenes de quienes luego tomarán las riendas.

Por último, algo que puede ser una gran ventaja es la comunicación entre sus miembros, quienes ya se conocen. Aunque esto, también puede ser una desventaja. Pero de este tema, de las desventajas de las empresas familiares, hablaremos en otra ocasión

Fuente:  blog.banesco.com

0 comentarios:

Publicar un comentario

Dejanos tu opinion

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | Grocery Coupons