jueves, 2 de agosto de 2012

Más exigencia para rentabilizar la actividad física


URUGUAY. Las demandas han cambiado. Hoy, la persona que va a un gimnasio es más exigente que hace un tiempo y espera encontrar calidad, tanto a nivel de equipamiento como de personal.

El propietario del gimnasio One, Joao Brizola, sostuvo que fue el primero en introducir máquinas “de primera línea” en el mercado.  One abrió sus puertas hace cuatro años y medio y actualmente tiene 1.300 socios. “Antes acá no había una propuesta más seria de fitness, era simplemente un garaje, juntaban unas pesas y ya tenían un gimnasio.  (La apertura de One) sofisticó el mercado y como consecuencia natural la gente se puso más exigente”, dijo Brizola.

Por su parte, el director de You Fitness Area, Eduardo Zeinal, señaló que su gimnasio tiene determinadas características “que no había en Uruguay”. You Fitness Area comenzó a funcionar en 2009 y para su director la gente que concurre “no es el público típico de un gimnasio de barrio”. “Siempre que uno da servicios y son buenos, la gente quiere un poco más”, agregó.

En el mercado desde
hace siete años, Bethel Spa tiene siete sucursales. Dos de ellas son gimnasios (en los barrios de Malvín y Carrasco), mientras que las restantes cinco solamente ofrecen servicios de spa.
Para la directora de Bethel Spa, Lourdes Rapalín, gracias a la cantidad de información disponible hoy, el público ha ido aumentado su nivel de exigencia. “No solamente en tecnología sino también en recursos humanos”, indicó. “La gente es cada vez más exigente, porque paga, y el que paga tiene derecho a exigir”, añadió.

Los consultados por Café & Negocios coincidieron en que hoy las personas investigan antes de decidirse por un gimnasio u otro. “La gente busca calidad en las máquinas, en los profesores, te lo hacen saber”, contó el encargado del E Tower Gym, Aníbal Cabral.

Ubicado en Malvín, el E Tower Gym abrió en noviembre de 2011 y actualmente tiene unos 300 socios. “La gente averigua quién es el profesor, sus estudios, si es licenciado o instructor”, apuntó Cabral. Además, los que llegan con “cultura de gimnasio” pretenden que los equipos que se le ofrecen sean “de marca”.

Equipos de calidad
“Ahora la gente es más exigente. El socio se va calificando un poco más y conoce más el equipamiento, también en correlación con lo que se pide de la cuota”, manifestó el director de New Fitness, Mauro Radzinski. New Fitness es el que representa en Uruguay a la compañía estadounidense Life Fitness, una de las líderes en el campo del equipamiento deportivo.

“Vamos de la mano de esas instituciones que están apostando a mejorar la maquinaria y el producto que ofrecen”, explicó Radzinski.

Otra de las empresas fuertes dentro de este rubro es la italiana Technogym, que desde hace tres meses tiene representación en Uruguay. “Hicimos una sociedad con el representante de la marca en Argentina y entre los dos la representamos en Uruguay”, dijo el director de Kohl International, Matías Crisaffulli.
De acuerdo a Crisaffulli, en los últimos años “se está pudiendo rentabilizar la actividad física”. Hasta hace un tiempo, la gente tenía menos conocimiento en lo que a maquinaria se refiere, y tampoco estaba dispuesta a pagar precios que hoy sí. “En base a eso, y a la importancia que se le da a los gimnasios, comenzaron a exigir la tecnología y el diseño”, señaló el director de Kohl International.

El Club Biguá, el Club Nacional de Football y el Club de Golf son algunas de las instituciones que tienen equipos Technogym. El Hotel Carrasco, cuando se inaugure, también tendrá aparatos de esta marca italiana. A nivel internacional, deportistas como el tenista español Rafael Nadal o el equipo de Fórmula 1 de la escudería Ferrari también entrenan con equipos de Technogym.

Tanto Radzinski como Crisaffulli coincidieron en que el producto estrella es el caminador. “Es el caballito de batalla”, apuntó el director de New Fitness. Para Crisaffulli, otro de los equipos “fuertes” son las bicicletas reclinables.

En cuanto a precios, Crisaffulli explicó que pueden ir desde US$ 2.000 hasta US$ 20.000. Radzinski, por su parte, señaló que “el rango de precios es alto”, pero prefirió no hablar de montos concretos.
“No es lo mismo tener un equipamiento robusto, gigante, a tener algo con un diseño lindo. La gente está queriendo conectar su iPod, hasta chequear sus mails”, contó Crisaffulli como ejemplo de la mayor exigencia del público.

Lo esencial del recurso humano
Además de los equipos, los consumidores se fijan cada vez más en quién está al frente de una clase o supervisando sus ejercicios en la sala de musculación.

La directora de Bethel Spa explicó que si bien la gente le presta “mucha atención al tema de los aparatos, si hay un buen recurso humano la máquina pasa a ser secundaria”.

La directora de Bethel –que comenzó siendo un gimnasio femenino y hoy tiene 30% de concurrencia masculina– considera que para llegar a ser instructor se necesita tener carisma, vocación y conocimiento.

You Fitness Area, ubicado en el Montevideo Shopping, tiene alrededor de 1.300 socios. Su director dijo que el plantel de profesores ha variado poco desde que empezaron, hace tres años. “No hemos rotado ni siquiera un 20% desde que abrimos”, indicó.

El desafío: fidelizar
Brizola, propietario de One, resaltó que el “gran desafío” de los gimnasios es lograr fidelizar a sus socios. Señaló que por lo general una persona está en un gimnasio un promedio de seis meses. “El promedio nuestro está en los nueve”, apuntó.

La rotación de socios es una problemática para los gimnasios. “Rotan todo el tiempo, es el mismo público que va de un lado para el otro”, explicó Rapalín de Bethel Spa. “Tratamos de marcar una diferencia, que la persona se sienta identificada con el lugar, porque la idea es que no se vaya, que se quede”, agregó.

Para Cabrera, de E Tower Gym, la diferenciación para lograr retener clientes no radica en las máquinas, porque muchos gimnasios ofrecen las mismas marcas.

“Es un tema de barrio. Estamos en Malvín, una zona que viene en crecimiento continuo. Estamos en un barrio donde hay mucha gente concentrada en pocas cuadras”, dijo.

Si bien “la ubicación es clave” para elegir un gimnasio u otro, para Radzinski, de New Fitness, hoy hay más competencia entre gimnasios. “Antes el socio aceptaba lo que se le ofrecía sin mucha capacidad de respuesta. Hoy vas al que te ofrece mejores máquinas y servicios”, sintetizó

Fuente: elobservador.com.uy

0 comentarios:

Publicar un comentario

Dejanos tu opinion

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | Grocery Coupons