miércoles, 26 de septiembre de 2012

El Asesoramiento Financiero, ¿Es necesario?


Cuando se habla de Asesoramiento Financiero y la función que cumple la institución o persona que la ejerce, se asocia con un gasto que sólo algunas personas se pueden dar el lujo de costearlo o en otras ocasiones se piensa que es un gasto adicional que pudiera evitarse.

En ambos casos se puede estar cometiendo un error si se piensa de esta manera, ya que lejos de ser un gasto es parte de la inversión.

Toda persona que busca realizar una inversión, independientemente del tipo que sea, tiene un gran reto por delante, que es lograr obtener una buena rentabilidad. La pregunta que nos debemos hacer es ¿Cuánto es una buena rentabilidad?

La respuesta dependerá
del perfil de inversionista.  Para algunas personas puede ser un 20%, otras un 40%, algunos como mínimo aspiran la tasa de inflación y en otros casos se sacrifica rentabilidad por seguridad.

El escenario ideal es conseguir un equilibrio entre Rentabilidad, Riesgo y Liquidez, es decir, ganar mucho dinero, con poco riesgo y tenerlo disponible en el momento en que se necesite.  Sin embargo, esto no es tan fácil como se cree.

El asesoramiento financiero es una actividad que se lleva a cabo desde hace muchos años, de hecho se dice que esta surgió a raíz de la gran depresión que sucedió en Estados Unidos en 1929 y que conllevó a una época muy difícil para la economía durante los años 30.

Hoy en día, la necesidad de contar con un asesoramiento financiero se hace indispensable por una serie de características existentes en el mercado, tales como el mayor nivel de especialización de instrumentos financieros, la cantidad de participantes en el mercado, quienes ofrecen su servicios y productos con publicidades atractivas, la creciente necesidad de obtener una mayor rentabilidad por el entorno económico e inflacionario que se vive, la globalización de los mercados, entre otros factores.

Por lo tanto, el asesoramiento financiero debe cubrir con una serie de expectativas y satisfacer las necesidades de los clientes que buscan este servicio, tales como:

· Identificación del perfil del inversionista,

· Apoyo en la estructuración de un plan de crecimiento patrimonial,

· Gestión integral de los instrumentos en los cuales pueda invertir la persona/familia,

· Conocimiento del entorno económico, fiscal, legal (pueden contar con un staff de apoyo),

· Imparcialidad en el análisis y presentación de alternativas de inversión,

· Alto nivel de profesionalismo, ética y moral (indispensables en este negocio),

· Manejo confidencial de la información del cliente,

· Disponibilidad,

· Obtener buenos resultados financieros.

La función del asesoramiento financiero es establecer una adecuada relación con el cliente, analizar su situación, desarrollar un plan financiero, ponerlo en marcha y hacerle seguimiento.

Esta actividad es como la de un entrenador deportivo, este sugiere un plan de alimentación balanceada, una rutina de ejercicios y se compromete contigo en lograr tu meta.  A la final la persona que es entrenada es la responsable de los resultados obtenidos con el entrenamiento, si sigue el plan con disciplina y si se siente cómodo con el mismo obtendrá excelentes resultados.

Con el asesoramiento financiero sucede lo mismo,  el asesor sugiere un plan y el cliente es quien tiene la última palabra en ejecutarlo, lo importante es tener la disciplina requerida y que siempre se sienta cómodo con su asesor y el plan propuesto.

Aristimuño Herrera & Asociados / Raymond Duarte Sandoval

Fuente: bancaynegocios.com

0 comentarios:

Publicar un comentario

Dejanos tu opinion

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | Grocery Coupons