jueves, 13 de septiembre de 2012

Escándalo por la “censura comercial de pago” aplicada por Baidu


El principal buscador de internet de China, Baidu, se ha visto envuelto recientemente en un escándalo de “censura comercial” que ha implicado a varios trabajadores de la compañía que recibían dinero a cambio de eliminar información desfavorable en línea sobre marcas comerciales.

Un total de cuatro empleados han sido despedidos por Baidu la semana pasada tras hallarse que cobraban dinero por borrar opiniones negativas sobre algunas compañías y sus productos publicadas en ‘Tieba’, un servicio incluido en el buscador similar a un foro en el que los usuarios comparten información variada y opiniones.

Tres de los empleados despedidos han sido además detenidos por aceptar sobornos.

Normalmente, los contenidos publicados en ‘Tieba’ pueden ser censurados por los usuarios más activos, con
la diferencia de que, en esta ocasión, la eliminación de opiniones dañinas para la imagen de algunas empresas se realizaba a cambio de dinero.

Políticas dudosas

Es la primera vez que Baidu castiga a algunos de sus empleados por manipular opiniones en línea a cambio de dinero, aunque el suceso no es sorprendente para los que están familiarizados con su trayectoria de cobros por posicionamiento en los resultados de su buscador.

En una entrevista con la agencia Xinhua la semana pasada, un directivo de Baidu, bajo anonimato, dijo que el buscador cuenta con un estricto proceso de censura de las publicaciones de los usuarios de ‘Tieba’ y que cada entrada borrada es sometida a revisión, en caso de que los moderadores abusen de su poder, una afirmación que ha quedado en entredicho con la implicación de cuatro de los propios empleados de Baidu.

Normalmente, las empresas y marcas cuya reputación está en entredicho no buscan la ayuda de Baidu directamente; por el contrario, recurren a “intermediarios”, las llamadas “empresas de Relaciones Públicas en internet”.

Estas compañías intentan negociar un acuerdo con los técnicos de la web con el fin de retirar publicaciones que resulten dañinas. Según explica Ni Tao, articulista de ‘Shanghai Daily’, por decenas de miles de yuanes, un gran fiasco de relaciones públicas puede ser arrancado de raíz. Es la forma como Sanlu, el ominoso y ya desaparecido productor de lácteos implicado en el escándalo de la fórmula para bebés con melamina, que pagó 3 millones de yuanes (471.698 dólares) precisamente a Baidu para meter debajo de la alfombra el aluvión de noticias sobre el escándalo, que finalmente acabó estallando en 2008.

Ante la falta de leyes que regulen el sector de las Relaciones Públicas en internet, el ciberespacio chino se ve regularmente plagado de vilipendios contra empresas y los correspondientes contraataques, según Ni Tao, quien cita a un célebre historiador de la China antigua, quien dijo: “Es más difícil controlar las bocas de la gente que un río agitado”. Así, a medida que la presión aumenta, el dique que intenta contener el caudal podría ceder

Fuente: SPANISH.CHINA.ORG.CN

0 comentarios:

Publicar un comentario

Dejanos tu opinion

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | Grocery Coupons