miércoles, 31 de octubre de 2012

6 claves para explotar el sector energético


Jorge Castilla, Socio de Consultoría Deloitte México

Poseedora del 20% de las reservas de hidrocarburos del mundo, la región Latinoamérica se proyecta en los siguientes años como la gran promesa de desarrollo en el sector energético, por lo que la atención de los inversionistas está sobre la región.

Sin embargo, existen varios retos que son cruciales para lograr explotar su verdadero potencial. Un aspecto muy  importante de la región es el alto grado de estatización de la industria: el 80% del negocio del petróleo y gas en Latinoamérica es manejado por empresas estatales (NOCs: National Oil Companies), las cuales ofrecen rendimientos principalmente a sus gobiernos y pueden no seguir mejores prácticas de modelos corporativos.

Dado lo anterior, es
importante que las empresas de este sector en la región, identifiquen y atiendan 6 factores relevantes, a fin de cumplir satisfactoriamente con la expectativa de crecimiento en el tema energético. En este sentido, el análisis “Getting to par: Spotting the sand tramps in Latin America oil and gas” (Llegar a la par: Localizar las áreas de oportunidad del sector de gas y petróleo en América Latina), publicado por Deloitte, destaca los siguientes 6 elementos clave:

El peso de la inversión China en la región.

En 2010, China invirtió más de 15,000 millones de dólares en la extracción de recursos naturales en Latinoamérica. En los próximos años, se espera que el gigante asiático apuntale con mayor fuerza sus inversiones en el rubro de petróleo de la región. Una fuerte dependencia a la exportación de hidrocarburos podría causar un crecimiento poco equilibrado en las economías regionales, e impactar, en igual medida, a otras industrias como la manufactura o la agricultura. Lo recomendable es crear políticas de inversión que permitan diversificar los sectores de crecimiento, al tiempo que los países tengan la posibilidad de mover su producción a bienes más sofisticados. 

El reto de las políticas energéticas.

Muchos inversionistas aún se sienten desalentados para invertir en Latinoamérica debido a la complejidad y diversidad de las regulaciones en materia de hidrocarburos y las políticas fiscales vigentes. Asimismo, la región se ha encontrado con una fuerte controversia política en materia de reformas en el sector, o bien, con acciones proteccionistas que aumentan la desconfianza de los inversionistas. Aspectos como los subsidios a los combustibles, limitación de la participación extranjera y la complejidad de la recaudación fiscal, pueden ser un obstáculo para atraer la inversión. En este sentido, lo recomendable es unificar esfuerzos para aplicar políticas uniformes en la región, que alienten la simplificación fiscal, una mayor inversión privada y el libre comercio.

Cerrar la brecha de productividad.

Aunque varios observadores han señalado que la productividad ha crecido sustancialmente en la región, varios economistas señalan que el negocio aún no es competitivo comparado con otros países más desarrollados: la producción permanece inferior a su capacidad. Tan sólo en el caso de México, la producción cayó de 20.2 billones de barriles en 2000 a  10.42 billones de barriles en 2011. La mayor productividad podrá ocurrir cuando empresas y gobierno comprendan la importancia de la transparencia, lo cual tiene que ver con información sobre los ingresos, sobre las contrataciones, así como una mayor responsabilidad corporativa que los lleve a informar sobre sus prácticas de forma honesta y completa.

Destrabar los “embotellamientos”.

Las limitaciones en infraestructura física y social han sido uno de los “embotellamietos” que obstaculizan el potencial de desarrollo latinoamericano. Sin redes de transportación seguras y un confiable suministro de materiales, los negocios se enfrentan a una incertidumbre paralizante. Aunque el sector privado ha hecho una profunda inversión a este respecto, los países de la región tendrán que invertir el 9 por ciento de su PIB a fin de cerrar la brecha de infraestructura que guardan frente a los países del sudeste de Asia. Algunas de las áreas que necesitan mayor atención es la referente a la construcción de tuberías de conducción, corredores de transportación, redes tecnológicas de información, mejoramiento en los sistemas de educación y salud, y, por último, protección para las instalaciones y el personal.

Crisis de talento.  Encontrar talento calificado es  la preocupación primaria del 45% de los empleadores petroleros de la región. Ante la falta de oportunidades y desarrollo de la industria, muchos talentos deciden emigrar, por lo que las industrias podrían sufrir una crisis de mano de obra especializada. Consideramos que aplicar estrategias de capital humano, donde se puedan establecer métricas para medir el desempeño de la fuerza laboral, será fundamental para el desarrollo de las empresas petroleras en el futuro próximo.  
   
Gestionar las realidades de las NOCs.

Con reservas aseguradas por varios años, los gobiernos de Latinoamérica puede sentirse tentados a conservar el control absoluto de sus empresas para paliar los problemas de sus presupuestos. Nuestra recomendación es permitir cada vez más la participación de la inversión privada, ya que la complejidad de los recursos por explotar requiere inversión y colaboración experta. Entre más se adopte un esquema híbrido entre gobierno y empresa privada, mejores resultados se arrojarán para el cumplimiento de los compromisos presupuestales de los gobiernos y sus necesidad de seguir obteniendo el financiamiento necesario para una operación eficiente.

Finalmente, podemos afirmar que la colaboración será un elemento esencial para el crecimiento de América Latina. La naturaleza y dinámica de la globalización llevará a las NOCs a adoptar esquemas de mayor participación de inversionistas globales, lo cual las mantendrá competitivas en la demandante realidad de los hidrocarburos. Esta decisión no sólo beneficiará a los negocios, sino también a los habitantes de cada uno de los países de la región, ya que las NOCs podrán cumplir  con su doble papel de empresa y de soporte del presupuesto de los gobiernos.

El futuro de esta potencia mundial es brillante; economistas predicen entradas de capital privado a América Latina en un promedio del 4% del Producto Interno Bruto durante los próximos 3 años. De hecho, América Latina está lista para el funcionamiento del sector y para aprovechar su influencia en este mercado en crecimiento.

Lo invitamos a conocer el contenido completo de nuestro estudio Getting to par: Spotting the sand tramps in Latin American oil and gas

Fuente: elfinanciero.com.mx

0 comentarios:

Publicar un comentario

Dejanos tu opinion

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | Grocery Coupons