miércoles, 26 de diciembre de 2012

Vender el negocio familiar: una decisión difícil


MEXICO. Saúl Villa, socio de Fusiones y Adquisiciones, dentro de la Práctica de Advisory en KPMG en México

Las fusiones y adquisiciones representan grandes oportunidades de crecimiento o capitalización para las empresas y sus accionistas, de manera rápida y con valor agregado. México atraviesa un periodo de gran actividad de M&A gracias a la fortaleza macroeconómica, la suficiente liquidez y el creciente número de compañías con bases sólidas para un crecimiento sostenible y rentable que atraen cada vez a un mayor número de inversionistas nacionales y del mundo.

Participar en el mercado de M&A (Mergers and Acquisitions) representa la ocasión de capitalizar en dinero o valores el esfuerzo realizado durante años, incluso durante generaciones. Es una forma de darle un valor concreto, aun en el caso de que sólo se venda una parte. Asociarse con negocios que poseen recursos complementarios, experiencias, productos o mercados puede ser también de mutua utilidad.

Una condición especial en este
tipo de transacciones es que la compañía por falta o desinterés de los herederos (o por el inminente retiro del empresario), conviene que sea vendida “en vida” como negocio en marcha, para maximizar su valor y evitar tener que cerrarla o malbaratarla a posteriori. En cualquiera de los casos, para muchos directivos el despertar ocurre con la inesperada visita de algún comprador estratégico o financiero que muestra interés en iniciar negociaciones tendientes a lograr un esquema de asociación.

Una vez hecho el primer ofrecimiento, al empresario o grupo de socios vendedores, generalmente se les despiertan inquietudes que de otra manera difícilmente hubieran enfrentado, tales como: “¿Cuánto vale mi negocio?, ¿qué haría con el dinero?, ¿quién está entrando al mercado?, ¿se convertirá en mi eventual competidor?; si no se asocia conmigo, ¿con quién de mis competidores lo hará?; ¿es momento de retirarme?”.

La empresa tendrá que reconocer que algo se está moviendo en la industria, y que si ellos dicen que no, otros dirán que sí. Habrá que anticipar cambios y una nueva competencia sin duda más fortalecida.

Seis mejores prácticas en M&A

1. Definición: establecer con claridad la estrategia de la compañía, no comprar sólo por comprar.
2. Análisis: contemplar los targets necesarios hasta encontrar la empresa que se adecue a la estrategia planteada.
3. Valuación: valuar con rigor y objetividad la empresa a adquirir.
4. Verificación: revisar minuciosamente el due diligence (comercial, financiero, fiscal, legal, operacional, entre otros).
5. Integración: integrar con agilidad los pasos del proceso de fusión y adquisición.
6. Comunicación: mantener la comunicación con empleados, clientes, proveedores, analistas financieros y entidades gubernamentales de manera abierta y en el momento oportuno.

Hay que advertir que estas operaciones son delicadas y pueden acabar mal, tanto para el comprador como para el vendedor. Algunas estadísticas de Harvard Business Review aseguran que hasta 60% de las operaciones fracasan o no producen el resultado anticipado.

Fusiones y adquisiciones es un fenómeno establecido, que ya está llegando a empresas mexicanas con potencial, en prácticamente todos los sectores. Es preciso que los empresarios y sus familias estén preparados con ideas sobre lo que quisieran que sucediera con esos negocios en el futuro, cuando esta oportunidad se presente.

Naturalmente, para hacer una buena transacción, los empresarios deben ordenar y transparentar sus estados financieros, la propiedad de los activos y los paquetes accionarios, con el fin de estar listos para un due diligence formal, pasos previos a ese festejo y apretón de manos que forman parte del sueño de todo emprendedor.

 Contacto:
asesoria@kpmg.com.mx
Visita: www.delineandoestrategias.com
@KPMGMEXICO

Fuente: elfinanciero.com.mx

0 comentarios:

Publicar un comentario

Dejanos tu opinion

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | Grocery Coupons