miércoles, 9 de enero de 2013

Carambola, estrella que espera mercado



Baní.- Producir carambola es una actividad que no implica altos costos y se trata de un producto expuesto pocas veces a enfermedades severas. Una simple poda o un tratamiento de insecticida o fungicida pueden resolver cualquier amenaza que se presente, según sostienen expertos en el tema.

Conocida como la “fruta estrella” en países extranjeros, debido a su forma, especialmente cuando la fruta se corta en trozos, la carambola se consume de manera fresca y se usa para decorar platos. Se consume también como jugo y se puede lograr mermelada y conservas con ella.

Existen muchas variedades de carambola, sin embargo, los dos tipos principales son las dulces y las ácidas. Los tipos dulces se recomiendan para ser consumidos frescos, mientras que ambos tipos son útiles para procesarlas en jugos juntos con otras frutas y en recetas caseras. Algunas variedades, tales como ‘Golden Star’, adquieren un sabor dulce si se les permite madurar.

La primera fase para para el cultivo es la obtención de la semilla. Una de las variedades existentes en República Dominicana la tiene el Instituto de Investigaciones Agropecuarias y Forestales (Idiaf) en la Estación Experimental de Frutales Baní, y fue traída de Taiwán por una misión de esa nación asiática que trabaja de la mano con la institución dominicana en el estudio y fomento de una serie de productos del agro. Luego de tenerla en el país se hicieron experimentos con ella y las nativas en campos y en viveros y se desarrollaron de una manera normal, gracias al ambiente que impera en el campo experimental. Luego de eso se hicieron los injertos, logrando una fruta más consistente y de mejor sabor, entre otras ventajas, según explican Radhamés Medina, encargado de la Estación Experimental de Frutales, y Yily Martínez, ingeniera en Tecnología de Alimentos y técnico de apoyo del Idiaf.

Rentabilidad y mercado

Si bien la carambola no recibe muchas enfermedades, pudiera verse expuesta al ácaro en el tronco cuando la planta tiene más de cinco años, a insectos como la mosca natural que se incrusta en la mata y se come la fruta, y a la deshidratación por exceso de calor. Martínez sostiene que el cultivador debe tener conocimiento de que existe el riesgo de que se pierda el 10% de la producción por los eventos citados y que éste debe hacer todo lo posible para adquirir una buena calidad, en, general de la cosecha.

Luego del primer corte, la carambola se cosecha cada semana y la planta puede permanecer rindiendo por tres meses. De manera general, el ciclo que la planta puede permanecer siendo rentable es de 10 años. De una planta pueden obtenerse entre 25 a 30 libras en cada corte, dependerá de su tamaño y del trato.

En República Dominicana, de acuerdo a los informes que maneja el Idiaf, hay productores interesados en cultivar la fruta, pero mantienen ciertas reservas debido a la limitación de mercado, aunque en el exterior sí hay espacio. La parte de producción de la carambola debe ser bien cuidada para que la planta no se degrade. Es un fruto pensado para exportación, por tanto, implica invertir en varios aspectos. La carambola tiene capacidad de durar unos 15 días en condiciones frescas, como las existentes en los supermercados, explica Yily Martínez.

Más allá de la frontera

La carambola, originaria de Indonesia, se ha introducido en regiones tropicales con buenos resultados. Se cultiva en Malasia, Israel, China, Tailandia, India, Filipinas, Australia y no tan difundida en las islas del Pacífico Sur (Tahití, Nueva Guinea y Hawai, entre otras). Algunas especies son cultivadas en las islas del Caribe, Centroamérica, la parte tropical de Sudamérica, en el este tropical de África y en el estado de la Florida (Estados Unidos).

Comercialmente, los frutos se recolectan a mano cuando el color amarillo comienza a desarrollarse en el surco entre las costillas y el color verde todavía se mantiene en el borde de las mismas.

Los frutos en este estado de madurez se pueden almacenar y embarcar sin problemas. Algunos reportes científicos revisados para este escrito sobre la carambola, sugieren que ésta posee propiedades nutritivas, ya que por su aporte de vitamina A y vitamina C, contribuye a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Su consumo es muy recomendable para los niños, los jóvenes, los adultos, los deportistas, las mujeres embarazadas o madres lactantes y las personas mayores.

Por su bajo contenido de hidratos de carbono, riqueza en potasio y bajo aporte de sodio, se recomienda a personas que sufren de diabetes, hipertensión arterial o afecciones de vasos sanguíneos y corazón. Su contenido de potasio deberán tenerlo en cuenta las personas que padecen de insuficiencia renal y que requieren de dietas especiales controladas en este mineral.

Mirada a la finca

En la finca experimental del Idiaf, en Baní, además de carambola hay mango, aguacate, guayaba, guanábana, níspero y tamarindo, entre otros. La idea es que esa finca se mantenga como una reserva fitogenética por si un día aparece un material o alguien se interesa en los ya existentes. El Idiaf apoya al productor interesado en cultivar con la producción de la planta. Ese otorgamiento de plantas no es gratis, aunque el cobro es mínimo. El Idiaf trabaja con avanzada tecnología para los productores.

Diversidad
Según su procedencia, la fruta recibe distintos nombres. Por ejemplo, en Costa Rica suele llamarse “Tiriguro
Fuente: elcaribe.com.do

0 comentarios:

Publicar un comentario

Dejanos tu opinion

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | Grocery Coupons