miércoles, 9 de enero de 2013

Notebooks en lugar de cuadernos


ALEMANIA. Tiza y pizarrón se usaban antes. Ahora estamos en la era de la computadora. Del notebook se benefician en Berlín sobre todo jóvenes con trasfondo migratorio.

Cuando de mañana a las ocho comienza en la Escuela Heinrich Mann de Berlín la clase de matemáticas, los jóvenes comienzan por sacar sus notebooks de las carteras. Poco después, los alumnos de octavo grado ya están trabajando con el teclado y el ratón. Hoy toca el teorema de Pitágoras: ¿cuáles son los catetos y cómo se calcula la hipotenusa?

La tarea la pone la computadora y no un libro de texto. Sabine Lemke, la maestra, da a cada alumno una tarea específica. De esa forma, cada uno de los alumnos puede trabajar a su propia velocidad y, de ser necesario, seguir en casa

“Todos los alumnos tienen
de cualquier manera su propio laptop. Por ello me parece importante mostrarles que con él puede hacerse algo más que chatear o jugar”, dice Lemke, que hace tres años abogó por las “clases con notebook”. Desde entonces, 20 alumnos de cada nivel educativo pueden optar por la forma de aprendizaje digitalizada.

Con una pequeña ayuda de la maestra

En las “clases con notebook”, los alumnos no son dejados naturalmente a su propia suerte. Como en las clases tradicionales, la maestra y los alumnos trabajan juntos en una especie de pizarrón. Solo que este no es de pizarra, sino una enorme pantalla táctil. La maestra y los alumnos pueden dibujar en ella figuras geométricas con los dedos.

Los alumnos están encantados. “Vivimos en el siglo XXI y esa es la técnica de hoy”, dice uno de ellos. Muchos en la clase están convencidos de que saber trabajar con computadoras y sistemas digitales aumentará sus posibilidades de capacitación y laborales en el futuro.

Sabine Lemke ve también otras ventajas. Muchos jóvenes están más motivados y aprenden mejor, entre ellos, por ejemplo, alumnos disléxicos. “Para ellos es mucho más fácil escribir con la computadora que a mano”, dice Lemke. Otro efecto positivo: desde que los notebooks están en la clase, la relación entre docentes y alumnos ha mejorado sensiblemente

Antes, los maestros se quejaban de la falta de respeto de los alumnos y su falta de disposición a aprender, dice Lemke. Muchos alumnos provienen de familias en las que la pobreza, las dificultades con el idioma y la escasa integración en la sociedad están a la orden del día.

Entre el interés y la distracción

Además, algunos padres poco se interesaban por lo que sus hijos rinden en la escuela. Con los notebooks, ello pertenece al pasado. Tanto los alumnos como los padres apoyan las “clases con notebook”. Madres y padres preguntan ahora qué aprenden sus hijos en clase y ofrecen su ayuda en proyectos.

Pero los notebooks no pueden sustituir por completo al lápiz y el papel. “La computadora no resuelve todos los problemas”, dice Lemke. Cuando se registran fallos técnicos, por ejemplo, la pantalla táctil queda negra y la maestra debe recurrir nuevamente a las hojas de ejercicios.

Otro problema es que los alumnos utilizan a veces sus computadoras para otros fines. Lo que antes se hacía con papelitos, ahora se transmite de computadora a computadora a través del sistema Bluetooth. No obstante, Lemke tiene la posibilidad de controlar en su propio notebook si los alumnos realmente están analizando el teorema de Pitágoras

Fuente: dw-world

0 comentarios:

Publicar un comentario

Dejanos tu opinion

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | Grocery Coupons