sábado, 16 de febrero de 2013

Buffett y el fondo brasileño 3G compran el grupo de alimentación Heinz



Es conocido el amor de Warren Buffett por el ketchup. Ahora, tendrá su propia compañía. Berkshire Hathaway, su brazo inversor, vuelve a apostar fuerte por una marca estadounidense al hacerse con la propiedad de Heinz. En la operación le apoya el fondo brasileño 3G, el mismo que adquirió Burger King. Juntas desembolsan el equivalente a 28.000 millones de dólares (22.000 millones de euros), en la mayor operación en la industria alimentaria de la historia.

De acuerdo con los términos de la operación, los inversores de Heinz recibirán un pago en efectivo de 72,5 dólares por acción. La reacción fue inmediata en Wall Street, con una apreciación del capital de la compañía del 21% al conocerse la oferta. La empresa, que seguirá teniendo su sede corporativa en Pittsburgh, Pensilvania, dejará de cotizar en el parqué neoyorquino.

La fusión con el consorcio integrado por Berkshire Hathaway y 3G acaba de ser aprobada este jueves por el Consejo de Administración de Heinz. Ahora debe contar con el visto bueno de los accionistas. Los títulos del grupo alimentario estadounidense cerraron la tarde del jueves a 60,48 dólares, lo que representa una prima del 20%. La operación incluye la asunción de la deuda de la compañía

El éxito global de Heinz es un testamento al poder que tiene invertir en marcas sólidas”, opinó en una nota de prensa Warren Buffett, alabando además la asociación con los brasileños. Berkshire Hathaway ya es uno de los principales accionistas en Coca Cola y otras compañías estadounidenses. Alex Behring, responsable de 3G, asegura que quieren darle aún más valor.

Buffett y los gestores de 3G empezaron a analizar los méritos de la operación ya en diciembre para hacerse con una de las marcas más respetadas y conocidas a escala global. William Johnson, consejero delegado de Heinz, dijo que al dejar de cotizar en Wall Street tendrán más margen para hacer crecer la compañía sin la presión de los mercados.

Lo que está por ver es cómo queda Teresa Kerry, esposa de John Kerry, actual secretario de Estado, que heredó una importante participación de su difunto esposo John Heinz. La capitalización bursátil de la compañía se dobló desde que tocó fondo en marzo de 2009, en plena crisis. La sociedad registró 11.600 millones en ventas en su último ejercicio fiscal, que le aportaron un beneficio de 1.100 millones. Está creciendo mucho en los países emergentes

Fuente: elpais.es

0 comentarios:

Publicar un comentario

Dejanos tu opinion

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | Grocery Coupons