lunes, 11 de marzo de 2013

Incubadora propia



La uruguaya Ingenious Softworks desarrolla en paralelo el estudio de videojuegos Ballpit Monster gracias a un fondo de inversión estadounidense

La naturaleza creativa de la desarrolladora Ingenous Softworks ha hecho que se generen diversos proyectos paralelos, lo que en la jerga emprendedora se conoce como los spin-off, los derivados de otros más grandes o ya establecidos.

Este es el caso de Ballpit Monster, un estudio de videojuegos, que se desarrolla en paralelo y de forma coordinada con la la estructura madre de Ingenous Softworks. 

“A Ballpit lo incubó Ingenous”, explicó el CEO de Ingenous Softworks, Gabriel Camargo (32 años). La creación del estudio de videojuegos se hizo realidad gracias al apoyo de un fondo inversor estadounidense. Esto permitió trabajar por un año en la creación de dos nuevos productos sin preocuparse por la financiación.

Según explicó Camargo, Ingenious trabaja con tres fondos de inversión estadounidenses. “Tenemos un portfolio que le mostramos a los distintos inversionistas. Ellos nos financian de acuerdo a sus intereses”, enfatizó.

Al comienzo el emprendimiento contaba con el apoyo de programadores y diseñadores de Ingenious, pero luego Camargo logró reunir un grupo de profesionales uruguayos para que trabajaran exclusivamente en Ballpit Monster. De esta forma el estudio de videojuegos cuenta con un equipo de trabajo propio y consolidado, que trabaja activamente en el desarrollo de nuevos proyectos. Según Camargo, “su emprendimiento es el único escenario tipo Silicon Valley en Uruguay” ya que cuenta con una financiación previa que le permite desarrollar los proyectos establecidos sin preocuparse por el dinero.

“En Uruguay la mayor parte de los emprendedores deben invertir sus ahorros para llevar a cabo sus proyectos”, lamentóo el CEO de Ingenious.
Ingenous Softworks se dedica a la innovación tecnológica y al desarrollo integral de nuevos productos. “No somos una compañía de software propiamente dicha. Ayudamos a las empresas a pensar lo que tiene que hacer”, explicó.

Camargo aseguró que no hay otra en el mundo que trabaje como Ingenious Softworks.
“Nos dedicamos a la tecnología. Y no hay muchas que brinden un conocimiento creativo y técnico al mismo tiempo”, destacó.

Frog Orbs
El estudio presentó en febrero Frog Orbs, su primer juego. El producto ya se encuentra disponible en la AppStore y se puede descargar de forma gratuita. Por el momento se encuentra únicamente disponible para Ipad y Iphone.

“Dedicarle todos los recursos a una sola plataforma fue una decisión estratégica”, explicó Camargo. Desarrollar el producto para diversas plataformas diluye el capital disponible, por lo que en Ballpit decidieron concentrarse en la plataforma de Apple.

Según explicó el emprendedor, “la plataforma elegida es la más popular y en la que se encuentran los usuarios que están dispuestos a pagar por aplicaciones”.
A pesar de que Frog Orbs es una aplicación de descarga gratuita, el juego cuenta con una tienda que le permite al usuario comprar “habilidades” y nuevos elementos para los personajes, y de esa forma potenciar la experiencia de juego.

Según el director creativo de Ballpit Monster, Rodrigo Alem, el modelo de recaudación utilizado es muy similar al de la aplicación Angry Birds.

“Lo que vendemos son packs de moscas que permiten acceder más rápido al dinero interno del juego, a través del cual los usuarios compran los objetos para personalizar a su personaje y mejorar sus habilidades”, explicó.
Las ventas las realiza la propia AppStore. Apple deposita en la cuenta de Ballpit Monster el 70% de los ingresos. “Frog Orbs ya lleva más de 200 mil descargas en menos de tres semanas y fue destacado por la AppStore”, remarcó Alem.
Entre los países desde los cuales el videojuego tuvo mayores descargas se encuentran Estados Unidos, Canada, Rusia y China, aunque otros países como Bielorrusia y Sierra Leona sorprendieron a los desarrolladores de Frog Orbs.

Pero el éxito de un videojuego cuesta. Es necesario contar con un importante capital que le permita a sus desarrolladores trabajar en el proyecto sin limitaciones. El costo de desarrollo de Frog Orbs fue de US$ 100 mil.
Sus desarrolladores aclararon que se necesita por lo menos una inversión de esas características para competir con el resto de las aplicaciones y juegos que se ofrecen en la AppStore.

A pesar de la inversión y de los ocho meses de trabajo en el desarrollo de Frog Orbs, sus desarrolladores no esperan conseguir grandes ganancias. Según Alem, la idea de Ballpit Monster fue desarrollar un primer videojuego de descarga gratuita que les permitiera darse a conocer en el mercado. “Como nosotros trabajamos y publicamos nuestros propios proyectos teníamos que darnos a conocer”, recordó.

Por su parte, Camargo destacó que, a diferencia de otros estudios uruguayos que elaboran trabajos para clientes específicos, Ballpit desarrolla sus propios proyectos sin la necesidad de ser aprobados por personas u organizaciones externas a la empresa.
“Acá el proyecto pasa por un proceso interno de validación y se desarrolla con el fondo que ya está asignado”, explicó.

Expansión
Tras el éxito de Frog Orbs, ya está en marcha el segundo emprendimiento de Ballpit Monster. 

“Este juego es la gran apuesta del estudio porque ya estamos consolidados como equipo”, remarcó Alem. 

Por su parte, Camargo explicó que con el segundo juego se espera monetizar, a diferencia del primero que tenía como principal objetivo dar imagen y visualización al estudio.
Todavía no está confirmada la fecha de lanzamiento del nuevo juego, pero Alem y Camargo aseguraron que se encuentra en etapas avanzadas de desarrollo. Tampoco está definido si se cobrará por descarga o se aplicará el mismo modelo que en Frog Orbs.

El CEO de Ingenious explicó que hasta que el juego no esté terminado es muy difícil evaluar que modalidad es conveniente. De todas formas, confirmó que el nuevo videojuego contará con una tienda interna.

Los resultados obtenidos con los dos primeros juegos son fundamentales para buscar la financiación para nuevos proyectos. Los fondos de inversión que apoyaron a Ballpit Monster evaluaran los ingresos y las descargas que se obtuvieron y determinarán si apoyan nuevamente al emprendimiento, explicó Camargo.

De todas formas, Ballpit Monster demostró que con proyectos serios y atractivos las empresas uruguayas pueden competir en los grandes mercados.

Necesaria mirada externa
Para el CEO de Ingenous Softworks, las empresas deben perder el miedo y pensar en los mercados extranjeros. 

“Si bien se dice que hay que pensar en el exterior nadie se arriesga mucho”, opinó el empresario, que se desempeña actualmente como secretario de la Cámara Uruguaya de Tecnologías para la Información (CUTI).

La empresa de Camargo sí se ha abierto al mundo. El CEO y fundador de Ingenous trabajó muchos años para empresas importantes de Estados Unidos y México, y se propuso volver a Uruguay con un emprendimiento propio.

La experiencia laboral de Camargo en el exterior fue fundamental para comprender cómo es el proceso productivo, y cómo hay que lanzar los productos al mercado. “Te das cuenta de que salir al mundo a vender 
tus productos es algo más accesible de lo que parece”, afirmó.

Las tecnologías de Ingenious son aplicadas en productos tan variados como electrodomésticos, cajeros automáticos y hasta en sistemas para casinos.

Buscan mejorar la eficiencia de los procesos de negocio a través de la simplificación y automatización de sistemas que saquen el mejor provecho del análisis de datos.

Fuente: elobservador.com.uy

0 comentarios:

Publicar un comentario

Dejanos tu opinion

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | Grocery Coupons