viernes, 8 de marzo de 2013

La mujer y el equilibrio entre hogar y profesión



Santo Domingo.La preocupación no es nueva. Mientras más terreno gana la mujer en el espacio público más se cuestionan algunos el impacto que puede tener en la familia, y más específicamente en los hijos e hijas, el que la madre ocupe la mayor parte de las horas de su día fuera del hogar.

¿Se ven afectadas la integración y la salud de la familia por el hecho de que la mujer haya salido a conquistar espacios profesionales y sociales fuera del hogar?

La psicóloga Luz Marina Cortázar, directora ejecutiva del Instituto de la Familia; Tahira Vargas, antropóloga social e investigadora, y Lourdes Contreras, coordinadora del Centro de Estudios de Género del Intec, dan su parecer sobre este tema.

‘Tanto el hombre como la mujer son igualmente responsables de la familia’
Para Tahira Vargas, antropóloga social e investigadora, la visión de que la mujer debe estar relegada al hogar y privarse de su derecho a formarse profesionalmente e insertarse en el mercado laboral está sustentada en una ideología patriarcal que discrimina a la mujer y le otorga al hombre la exclusividad del rol de proveedor y de relación con lo público.

“Tanto el hombre como la mujer son igualmente responsables de la familia y del cuidado de hijos e hijas”, dice Vargas.

Señala que en muchos países europeos y en Norteamérica el hombre y la mujer buscan jornadas laborales en horarios distintos para poder alternarse el cuidado de los hijos e hijas.

“Además -argumenta-, en muchas familias en que la mujer no trabaja y se queda en el hogar todo el día se muestran relaciones entre padres/madres e hijos/hijas basadas en la violencia y la violación de derechos a niños y niñas al igual que en familias donde la mujer está trabajando fuera del hogar o no”.

Una mujer que no se tenga un proyecto de vida con el que se sienta satisfecha y plena no puede ofrecerle a las personas que le rodean, incluyendo sus hijos e hijas, relaciones fluidas ni acompañamiento y cuidado integral, afirma Vargas.

“La presencia o ausencia de la mujer-madre en la familia no es el factor determinante de los problemas que se generan en las relaciones entre sus miembros y miembras, sino que tanto la familia como la escuela reproducen los modelos de desigualdad, inequidad, violencia y maltrato que se perpetuan en la sociedad”, asegura la investigadora, para quien la desigualdad entre hombre y mujer en la familia acentúa la inequidad de género y fortalece la concentración de poder en el hombre y la violencia contra la mujer.

‘La familia se ve afectada cuando los hijos quedan a merced de terceros’
La psicóloga Luz Marina Cortázar recuerda que desde la Revolución industrial y con mayor fuerza desde la liberación femenina, la mujer tuvo que salir del espacio del hogar y buscar formas de contribuir al sostenimiento de la familia. Hoy ha ganado espacios que estuvieron ocupados por el hombre.

“Este proceso ha sido traumático, ya que la obligación de la mujer no ha podido ser compatible del todo con el rol que ocupara históricamente hasta hace pocas décadas”, afirma.

El problema, según ella, es que las familias y las relaciones sufren transformaciones cada vez más aceleradas y estos cambios ameritan revisar los paradigmas de las sociedades, algo que no se ha logrado en forma adecuada debido a una marcada ambivalencia del ser humano en su conciencia social: quiere vivir de acuerdo con la modernidad, manteniendo patrones de conducta y su forma de pensar, que está obsoleta o no es funcional en la cultura y sociedad que ha desarrollado. Visto de esta manera, el hecho de que la mujer trabaje hoy en día va en detrimento del funcionamiento y la integración familiar, señala Cortázar.

“La mujer debe compartir su rol familiar con el rol propio del mundo productivo, lo cual no es del todo posible, si no logra establecer prioridades y logra una funcionalidad en el núcleo familiar que le permita distribuir y compartir sus responsabilidades”, explica.

¿El resultado? La salida de la mujer al mundo laboral afecta la familia, porque los hijos quedan a merced de terceros y crecen, en muchos casos, faltos del afecto necesario para el desarrollo emocional. “Afecta porque, debido a los sentimientos de culpa que se generan en los padres por la falta de tiempo, estos se tornar permisivos y los límites y reglas no están claros, lo que da como resultado comportamientos socialmente inadecuados”, dice Cortázar, y agrega que el tiempo de pareja también se ve fracturado por las exigencias del ámbito laboral y por la actual preferencia del “tener” sobre el “ser”.

Ante esta situación, según la psicóloga, “la relación debe enfrentar los retos y hacer cambios en los roles, acuerdos acerca de las responsabilidades, en la educación de los hijos, el tiempo de pareja, el tiempo de familia... Solo entonces, las familias estarían aptas para el manejo de diferentes roles, repartiendo y compartiendo tiempo y responsabilidad, habrá más calidad de vida, integración y solo entonces encontrarán sus roles dentro de una verdadera familia funcional”.


‘Una mujer valorada por su aporte social puede refl ejar más satisfacción en el hogar’
La socióloga Lourdes Contreras dice que la participación sana y activa en la sociedad de cada una de las personas de una familia y de esta en su conjunto no se hallan en correspondencia directa con el número de horas que las madres puedan dedicarle a niñas y niños.

“Está más bien en la imagen que ellas y ellos reciban de la relación social que impera entre quienes viven en sus hogares, y la atención y expresiones de afecto que perciban”, asevera.

Según ella, una mujer que evidencia su propia estima, que se siente valorada y reconocidos sus aportes al bienestar del conjunto, es una persona capaz de reflejar satisfacción en su cotidianidad, en todas sus actividades, las profesionales y las domésticas, en sus expresiones afectivas y en los momentos de recreación.

A los varones -considera- debe exigírseles lo mismo.

“En la medida en que las personas adultas que llevamos la responsabilidad en las familias demostramos interés y entusiasmo en lo que hacemos y nos sentimos ejemplo para las y los menores, estaremos proyectando modelos significativos a nuevas generaciones”, concluye
Fuente: Listin Diario

0 comentarios:

Publicar un comentario

Dejanos tu opinion

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | Grocery Coupons