viernes, 3 de mayo de 2013

Consolidar tus deudas... ¿tu solución?



La solución luce demasiado fácil. Como por arte de magia, en el anuncio del banco te ofrecen una solución que reducirá tus cuotas mensuales de RD$70 mil a sólo RD$47 mil.

"Consolidando" tus deudas, lograrás un ahorro mensual de RD$23 mil. Ahora, firmando esos papeles, reducirás en 33% tu cuota al banco. En vez de destinarle el 50% de tus ingresos a los bancos, liberarás el 10% para otras necesidades o para estar menos presionado en el mes a mes. ¡Una maravilla!

¿Es, realmente, la consolidación de deudas la solución a los problemas de nuestros "enliados"? ¿Lograremos, por vía de esta simpática ingeniería financiera, evitar que la fila de los leprosos bancarios siga engordando?

Responder es un poco complicado, pero les adelanto esto: las consolidaciones de deudas pueden hacer tanto mal como bien, y no son, ni serán, la sanación al problema de mis enliados.

La deuda: ¿Causa o consecuencia?

Nuestras deudas no son más que el desfase acumulado entre lo que ingresamos y lo que gastamos. Pretender resolver los problemas de un enliado sobre-endeudado con la reestructuración y consolidación de sus pasivos equivale a atender al enfermo terminal prescribiendo una aspirina y mucha agua. Un bálsamo.

Ciertamente, entre los gastos de cualquier enliado están los generados por intereses, moras y otras penalidades financieras. Estos pueden variar grandemente y siempre es buena idea optimizar la forma de financiamiento para reducir, hasta donde mejor se pueda, este rubro.

En la gráfica queda claro: hay créditos que van desde un 12.25% (como el de un préstamo hipotecario para la vivienda) y otras que llegan al 102% (como en las tarjetas de crédito de la misma entidad) o hasta el 360% del usurero de la esquina.

Algo que todos debemos entender es el por qué de esa disparidad tan alta. ¿Cómo es que una misma entidad, a un mismo cliente, le puede prestar a tasas de interés tan disímiles? ¿No es el mismo dinero?

Esa historia es larga, pero digamos que un producto tiende a ser muchísimo más riesgoso, costoso de atender, sujeto a fraudes e incumplimientos y moras que otros. Mientras más controlen estos riesgos, más económico resulto para el banco y por ende de mayor atractivo al cliente.

Al momento de consolidar deudas, lo que se hace es unificar en un solo préstamos, obligaciones por pagar generados por préstamos de vehículos, de consumo y de tarjetas de crédito en un solo documento, muchas veces amparados por una garantía hipotecaria, como es el caso plasmado en la tabla del anuncio.

Al consolidar el total de deudas del cliente, el banco mejor documenta, ampara y garantiza sus préstamos, creando un activo que, aunque a menor tasa de interés, es mucho menos riesgoso.

El cliente también se beneficia. En efecto, las cuotas mensuales se lograrán reducir como bien indica la publicidad. La pregunta, claro, es: ¿Y cómo es esa magia?

Sencillo: en el ejemplo citado, el cliente dejará de pagar tasas de interés por encima del 100% en sus tarjetas de crédito, y así logra reducir el costo en sus préstamos de consumo y de vehículo.

Estemos claros (aunque esto NO se indica en el anuncio): de los RD$23,000 que logramos reducir de cuota mensual, el 65% de ese ahorro se debe a la reestructuración de sólo el 7% de las deudas.

En otras palabras, si el cliente en cuestión lograra, por medio de un plan serio de austeridad, racionalización y reenfoque del gasto, saldar por cuenta propia los RD$300,000 que debe en tarjetas y un préstamo personal, logrará obtener, por sí solo, un 65% del ahorro en cuota mensual que se nos está vendiendo.

¿Por qué escoger esa opción a la de la consolidación de deudas? En primer lugar, porque si un hogar fue capaz de acumular RD$4,100,000 en deudas totales, estoy seguro que amarrándose el cinturón es capaz de, en poco tiempo (¿12 meses?), ir saldando esos RD$300,000.

Si decidiera consolidar, también saldará esos RD$300,000, a una cuota más cómoda, pero en vez de lograrlo en 12 meses, durará pagando esa deuda... ¡hasta 180 meses (si consolida a 15 años)!

El otro riesgo de consolidar sus deudas, más preocupante aún, es que bien le puede llevar a posponer el enfrentamiento del verdadero demonio: el exceso de gasto que lleva dados sus ingresos.

A todos se nos hace difícil enfrentar la realidad, sobre todo cuando es dura, como la de los enliados. Pero es mejor hacerlo ahora que posponerlo, negarlo o pensar que se resolverá en el tiempo. Conozco a unos queridos amigos empresarios que, por hacer precisamente eso, en el transcurso de un año perdieron más de RD$2,000,000,000. Craso error ese.

En definitiva: si usted va a seguir gastando igual que antes, más allá de sus posibilidades, no importa si consolida o no consolida, pues ambos caminos le llevaran al mismo despeñadero. Sólo que uno más rápido que otro. Ya lo sabe.

El banco, eso sí, ganará por más tiempo, tendrá sus riesgos mejor garantizados y perderá menos. Así es que piénselo bien.

@Argentarium - dl@argentarium.net

La loto es un impuesto a los pobres y a aquellos que no saben matemáticas."

Dave Ramsey

"En definitiva: si usted va a seguir gastando igual que antes, más

allá de sus posibilidades, no importa si consolida o no consolida,

pues ambos caminos le llevarán al mismo despeñadero.

Solo que uno más rápidamente que otro. Ya lo sabe
Fuente: Diario Libre

0 comentarios:

Publicar un comentario

Dejanos tu opinion

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | Grocery Coupons