miércoles, 3 de julio de 2013

Cheque dominicano en el siglo XXI



Santo Domingo. Corría el año 2008 cuando fue puesta en funcionamiento la nueva y moderna plataforma del Sistema de Pagos de la República Dominicana. Ante esta, el cheque y la forma en que operaba en nuestro país lucían totalmente obsoletos e infuncionales. Por eso, ya desde un tiempo antes, se había planteado la necesidad de enfrentar el “problema” del cheque y reformar también ese instrumento de pago.

Incontables quejas sobre fraudes y falsificaciones cometidos con cheques, lo largo de los tránsitos (hasta 30 días en algunos casos), los cheques sin fondo, su poca credibilidad, etcétera, provocaron que se diseñara un Proyecto de Reforma del Cheque, con dos objetivos fundamentales:

Objetivo No. 1: Eliminación de los fraudes con cheques.

Objetivo No. 2: Reducción del tránsito a un día.

Para lograrlos, se comenzó a trabajar en cinco frentes:

El primero, regularizar el proceso de impresión de los cheques de inicio a fin, desde la fabricación del papel hasta la entrega al cliente. Esto conllevó la adecuación y posterior certificación de las imprentas que deseasen fabricar cheques y la prohibición de hacerlo en imprentas no autorizadas.

El segundo, creación de un formato estándar nacional para el cheque, con formatos, tamaños, medidas de seguridad y características bien específicas, siguiendo las mejores prácticas en esta materia. Esto implicó la sustitución de todas las chequeras en poder del público. Se definieron dos formatos: uno para cheques de personas físicas y otro para personas jurídicas.

El tercero, digitalización del cheque en su punto de entrada al sistema financiero (donde se deposita o se paga con él) para agilizar así la validación de datos y fondos. Con esto, no es necesario que el cheque físico se mueva y podrá ser destruido inmediatamente, pues su imagen firmada digitalmente tiene igual validez que el cheque físico ante un tribunal. Además, se reducen costos en el proceso, pues se elimina el intercambio físico y la devolución de los cheques al girador.

El cuarto, la implementación en el Banco Central de una plataforma centralizada para recibir, validar y distribuir en tiempo real las imágenes de cheques capturadas por las entidades financieras. Dicha plataforma se adquirió mediante licitación pública internacional, con fondos del Banco Mundial. Este sistema ha permitido la devolución el mismo día de cheques con irregularidades o sin fondos y la acreditación de los fondos a los cheques depositados en cuentas, al siguiente día laborable, antes de las 5 de la tarde. Por lo tanto, el flujo de personas canjeando cheques en los bancos ha disminuido, pues el temor a los largos tránsitos ya no existe más.

Y quinto, revisión y adecuación del marco legal del cheque en el país. Para tales fines, una reconocida firma de abogados local contratada mediante licitación pública hizo un exhaustivo análisis de la normativa vigente sobre cheques: la Ley de Cheques No. 2859 del 30 de abril de 1951, el Código de Comercio, la Ley Monetaria y Financiera No. 183-02, así como el Reglamento de Sistema de Pago y las Normas y Circulares sobre el tema emitidas por la Superintendencia de Bancos.

Como resultado de la consultoría y en consenso con la Superintendencia de Bancos y los participantes de la Cámara de Cheques, se elaboró un Proyecto de Modificación de la Ley de Cheques, sometido a través del Poder Ejecutivo, el cual en su momento fue aprobado en el Senado y recientemente modificado en la Cámara de Diputados.

Este Proyecto vino a complementar las acciones operativas ya llevadas a cabo, definiendo y puntualizando temas legales críticos en el uso del cheque y que no estaban cubiertos por ley alguna. Asimismo, dejaba a la Junta Monetaria la potestad reglamentaria sobre los aspectos prácticos del uso del cheque, armonizándose de esta manera con lo establecido en el Artículo 27 de la Ley Monetaria y Financiera 183-02.

Todas estas acciones, además de permitir el logro de los dos objetivos antes definidos, dan confianza a los usuarios de este instrumento de pago, y a la vez le permiten al cheque, único en sus características particulares, competir en igualdad de condiciones con los demás instrumentos de pago en uso en el país, repercutiendo además de forma positiva en toda la actividad comercial y económica




Fuente: Listin Diario

0 comentarios:

Publicar un comentario

Dejanos tu opinion

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | Grocery Coupons