jueves, 25 de julio de 2013

Qué es... El ratio de eficiencia



El ratio de eficiencia es un indicador que relaciona el conjunto de ingresos que obtiene una entidad financiera en un periodo determinado con los costes de explotación que ha asumido. Este ratio se expresa en porcentaje. Por ejemplo, un ratio eficiencia del 50 por ciento quiere decir que por cada euro que ingresa el banco, se gasta 50 céntimos.

Se trata de un indicador muy utilizado en el sector financiero para determinar la rentabilidad de una entidad. En la actual coyuntura, se trata de un ratio cada vez más valorado para determinar el estado de salud de una entidad. Así, cuanto más bajo es el ratio de explotación, o bien existen menores ingresos para la entidad, o bien han aumentado los gastos de esa sociedad.

En la actualidad, ante un periodo de escasez de financiación en los mercados internacionales y de crisis económica, una estricta política de contención y racionalización de los costes, puede resultar clave para que las entidades financieras puedan reducir los gastos de explotación y, por tanto, mejorar su ratio de eficiencia.

Una entidad será más eficiente en la medida que produzca más, utilizando para ellos menores recursos. Así, factores como el tamaño del banco, los saldos de las cuentas bancarias, la productividad o la producción conjunta de productos y servicios están relacionados con su nivel de eficiencia. También influye la calidad organizativa de la entidad, el nivel de formación de los empleados o la tecnología utilizada, entre otros aspectos.

En consecuencia, el reconocimiento e identificación de las variables que mejoren el índice de eficiencia de una entidad es una tarea fundamental en la gestión de las mismas, y en su afán de adaptarse y sobrevivir ante el actual y creciente escenario competitivo.

Términos útiles

- Amortización ("redemption"): Desde el punto de vista contable, la amortización se usa para reflejar la depreciación gradual de un determinado activo. Es decir, se trata de la parte de un activo que figura en el balance que cada año se rebaja par que aparezca su valor real derivado de su uso o de la obsolescencia técnica del mismo.

- Cuenta de resultados: Se trata del informe contable que refleja la evolución de la actividad de una empresa, indicando los ingresos registrados y los gastos en que se han incurrido a lo largo de un periodo determinado. El saldo final resultante son los beneficios o pérdidas obtenidos por la empresa en un periodo determinado.

- Margen bruto ("gross margin"): Diferencia entre los ingresos por ventas obtenidos por una compañía y los costes principales que ha asumido esa sociedad un periodo determinado.

- Margen/Gastos de explotación: Escalón intermedio de la cuenta de resultados de los bancos que se obtiene como resultado de restar al margen bruto u ordinario los gastos de explotación. Este tipo de gastos son todos aquellos (personal, alquileres, informática, luz, seguridad, comunicaciones, etc.) que no están imputados directamente al producto. En este apartado relacionado con la «explotación» de una compañía, no se incluyen, por tanto, los gastos financieros, aquellos en los que incurre un sujeto económico para la obtención, uso o devolución de capitales puestos a su disposición por terceros; ni los gastos extraordinarios.

- Resultado recurrente: Es el resultado que registra una empresa y que proviene de la marcha normal del negocio de la banca y que no tiene en cuenta los beneficios atípicos, es decir, aquellos que provienen de una determinada operación, pero que, en general, no se repetirán en los siguientes periodos


fuente: finanzas.com

0 comentarios:

Publicar un comentario

Dejanos tu opinion

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | Grocery Coupons