miércoles, 20 de noviembre de 2013

Metaldom, donde se forjó el futuro dominicano



La industria de la construcción ha sido, por décadas, uno de los principales motores de la economía dominicana. Actualmente produce más de US$2,500 millones al año, lo que equivale a casi al 6% del PBI del país, además de generar 300 mil empleos directos y casi un millón de indirectos.

Eso es posible, en gran medida, por un hecho que ocurrió el 20 de diciembre de 1968. Ese día, la prensa dominicana destacó la puesta en marcha de una industria que estaba "abriendo las puertas del progreso". Había nacido METALDOM, quien por más de cuatro décadas ha sido un puntal indispensable del desarrollo y la industrialización de República Dominicana.

Desde 1968 hasta hoy, METALDOM ha producido más de 10 millones de toneladas de barras lisas y corrugadas (varillas), su producto más emblemático. Hoy, el 50% de su producción es destinada al mercado nacional. La otra mitad es exportada a las diferentes islas del Caribe y Estados Unidos, donde es reconocida por su estricta calidad.

La idea de METALDOM comenzó a fraguarse en 1963, durante una visita a España del presidente Juan Bosch. La Corporación de Fomento Industrial y la empresa española CAMER dieron los primeros pasos para la instalación del complejo metalúrgico en 1964. Pero debido a la inestabilidad política del país, no fue hasta 1967 que se constituyó la compañía.

METALDOM entonces estaba en las afueras de Santo Domingo, a mitad de camino hacia el puerto de Haina. La Ley de Fomento Industrial de entonces le permitió ser competitiva en unos años en los cuales el Estado no contaba con mecanismos para combatir la competencia desleal y el "dumping" (las importaciones ilegales), a diferencia de la actualidad en la que gracias a iniciativas de Metaldom y otros productores locales el Estado dominicano ha implementado medidas de salvaguarda contra importadores que tratan de establecer competencia desleal en combinación con productores de otras naciones.

En sus orígenes, METALDOM planeaba producir diversos bienes de consumo para responder a la creciente demanda del país. Por ello que se concibieron plantas de laminación, tuberías, estructuras metálicas, troqueles, grifería y cerrajerías, así como la producción de acero estructural, muebles metálicos, utensilios, acero inoxidable, alpaca y viviendas prefabricadas.

Algunas de estas plantas nunca se pusieron en funcionamiento y otras con el tiempo perdieron competitividad. Hoy METALDOM mantiene su liderazgo basado en la producción de sus plantas de laminación, tuberías, fabricación de estructuras, mallas, cortado y doblado de barras para estructuras, aluzinc, generadora de electricidad y varios talleres que sirven de soporte en el proceso de fabricación.

Eduardo Gisbert, vicepresidente Ejecutivo de METALDOM, habla con orgullo de los fundadores de la compañía. Ellos, dice, pusieron a República Dominicana en el mapa de la industria metalúrgica latinoamericana. "Es una empresa que nació líder, y su liderazgo ha sido un pilar fundamental en el desarrollo económico del país".

"La producción de METALDOM, la alta calidad de sus productos y su estrecha relación con los clientes, le ha permitido a la industria de la construcción dominicana estar en capacidad de crecer con rapidez y de manera sostenida", asegura Gisbert.

Durante sus 45 años de trayectoria, METALDOM no ha parado de innovar y perfeccionar sus prácticas operativas, consolidándose como una industria eficiente, productiva y con una situación financiera sana. Para ello ha tenido que enfrentar grandes retos, como la difícil situación energética del país, la globalización de los mercados y la crisis que desaceleró la industria de la construcción en todo el mundo.

En sus orígenes, METALDOM producía 10 mil toneladas métricas. Para responder a la demanda de la industria de la construcción, ha ido ampliando su producción hasta la actualidad, que asciende a 350 mil toneladas métricas. Su plan de expansión actual incluye por primera vez operaciones fuera del territorio dominicano.

Con una inversión de alrededor de US$150 millones, este coloso comenzará a operar también desde Trinidad y Tobago. Sobre este nuevo proyecto, Gisbert explica que "se moverá la acería y se instalará un tren de laminación. Allí los costos de la electricidad hacen más competitiva la fundición", dice.

Con el nuevo complejo siderúrgico se prevé producir 30 mil toneladas de palanquillas de acero por año para las labores de la planta en República Dominicana. METALDOM también concreta la adquisición de nuevos equipos y sistemas con el objetivo de incrementar la productividad y confiabilidad, flexibilizar la operación y optimizar los costos de producción.

Eso hará que la industria pionera de la siderurgia en República Dominicana sea cada vez más competitiva. Los acuerdos de DR-CAFTA implican la eliminación en los próximos años de los aranceles a los materiales de la construcción.

El proceso de renovación permitirá que la industria esté en condiciones de afrontar una competencia globalizada y regida por el libre mercado. En 2013, como en 1968, METALDOM será un pilar fundamental para que República Dominicana avance hacia su desarrollo, como una de las locomotoras de la economía regional.

SOBRE METALDOM:

Metaldom es una empresa dentro del portafolio de activos de Energía e Industria que administra VICINI




Fuente: diariolibre.com

0 comentarios:

Publicar un comentario

Dejanos tu opinion

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | Grocery Coupons