domingo, 17 de noviembre de 2013

Sin perder la esencia



URUGUAY. Wye es la palabra en inglés para describir la intersección de tres vías de tren. Como tantas otras cosas en WyeWorks (www.wyeworks.com), la empresa de software liderada por Santiago Pastorino (31) y José Costa (30), el nombre llegó de casualidad. Simplemente, explicó Costa, necesitaban un nombre. En una lluvia de ideas dieron con uno que funcionó y que se relacionaba con Ruby on rails (Ruby en rieles), el programa open source (de código abierto) para desarrollar aplicaciones web con el que la empresa trabaja.

Pastorino y Costa se conocieron en la Facultad de Ingeniería de la Universidad de la República. “Trabajamos mucho juntos y vimos que coincidíamos en muchas cosas”, comentó Pastorino a Café y Negocios Emprendedores.

“Después terminamos trabajando en la misma empresa. Nos fuimos encontrando con cosas que no nos gustaban del lugar de trabajo y fue eso lo que nos llevó a lanzarnos por nuestra cuenta”, agregó.

En 2008 comenzaron a trabajar apuntando principalmente a clientes de EEUU. Pastorino explicó que la razón por la que se enfocaron en el mercado anglosajón es que es “más abierto con la forma en la que WyeWorks desarrolla los productos”, mientras en Uruguay “no se entiende tanto de procesos y además es un mercado pequeño”.

Ubicados en un monoambiente en Pocitos, empezaron de manera freelance, enviando mails y trabajando con clientes a veces inestables y que no daban mucho trabajo.

“Al principio nunca pensamos que íbamos a ser más de dos”, confesó Costa, “A medida que empezamos a conseguir más trabajo empezamos a incorporar gente”, acotó.

Actualmente la empresa cuenta con 23 personas trabajando continuamente para el exterior, pero desde el comienzo el dúo tuvo claro lo que buscaban con el emprendimiento: pasarla bien mientras trabajan.

Subirse a los beneficios de Ruby

El equipo trabaja para clientes como Flavorpill y Zozi, entre otros, y desde el principio supieron que querían apuntar al mercado de Estados Unidos.

Costa explicó que nunca se esforzaron en darse a conocer en Uruguay porque el mercado es muy chico y si no hubieran apuntado al exterior probablemente no hubieran crecido de la forma que lo hicieron en los últimos años.

Pero no todo fue color de rosa. A mediados del 2009, un año después de fundar WyeWorks, Pastorino y Costa decidieron “cerrar” la empresa.

En ese momento contaban con dos empleados: un diseñador y un programador. Pastorino recordó que no tenían “la seguridad de si íbamos a poder pagar los sueldos”.

El diseñador renunció y la empresa se estaba fundiendo; entonces los emprendedores decidieron hacer algo “muy raro, pero justo”.

Cerraron la empresa, le pagaron el despido al programador y al día siguiente los emprendedores volvieron a la oficina, y continuaron trabajando en el proyecto.

Para Costa esa fue la primera experiencia en la que se dieron cuenta realmente de lo que significa tener una empresa.

Punto de inflexión

El cambio de pisada se generó a principios del 2010 cuando Pastorino comenzó a contribuir con Ruby on Rails, un programa de código abierto para generar aplicaciones web. “Open-source o código abierto permite que el usuario lo edite o lo mejore”, explicó.

Pastorino pasó a formar parte del equipo central de desarrolladores de Ruby on Rails -el único uruguayo en un equipo de 13 personas de todo el mundo-.

El acercamiento de Pastorino a Ruby on Rails benefició a la empresa de muchas maneras.

Por una parte le dio una muy buena imagen a nivel internacional. Además les da la oportunidad de aprender a utilizar las herramientas más profundamente y tener nuevos contactos de la comunidad de Ruby on Rails.

A partir de ese momento, comenzaron a ser más reconocidos en la comunidad de programadores de Ruby y ellos utilizaron ese reconocimiento de forma estratégica.

“Trabajar con Open-source nos da una imagen de marca muy positiva y conocer los programas que usamos desde adentro ayuda a que nuestro trabajo tenga una mejor calidad. Por eso en el futuro nos gustaría invertir en un equipo que se dedique a trabajar en eso, aunque no genere ganancias”, explicó Costa.

Trabajar y ser feliz

El equipo empezó a crecer, pero la idea seguía siendo la misma: pasarla bien.

Según Pastorino, si bien son muy exigentes con la calidad de los productos, también se esfuerzan mucho en tener un buen ambiente laboral.

“Siempre fue una mezcla entre trabajar bien y tener un grupo en el que estuviéramos todos contentos. Es lo que somos desde el principio, básicamente somos programadores que abrieron una empresa”, apuntó.

Sin embargo, las responsabilidades empresariales los alejaron de la programación. Costa señaló que al principio “ninguno quería asumir las tareas administrativas a tiempo completo”.

Según Pastorino, Costa tiene más facilidad con el inglés; por eso se dedicó a trabajar con los clientes y en el área de las ventas. “Fuimos descubriendo nuestras virtudes en la marcha”, confesó.

Al principio buscaron un equilibrio entre lo que les gustaba, la programación, y la administración de la empresa. Pero cuando la empresa comenzó a crecer tuvieron que dejar de cumplir con ambos roles al mismo tiempo. Por eso contrataron a Sebastián González (33) como CEO de la empresa.
“Necesitábamos contar con una persona que cumpliera con el rol administrativo con gusto”, explicó Costa.

Pastorino comentó que siempre tuvo claro que no iba a abandonar el trabajo de programación, pero para Costa la situación fue distinta.

En la actualidad Costa es el CEO de la empresa y ya no se dedica a la programación; mientras González se dedica al área comercial.

“Capaz que al principio no estaba listo para la administración”, explicó Costa, ”pero fui dejando la programación por las exigencias”.

En pleno crecimiento

Entre 2012 y 2013 la empresa se duplicó en tamaño. WyeWorks contaba con un equipo de 13 personas y hoy tiene 23.

“Se sumó mucha gente de otras áreas, como la financiera”, explicó Costa, “se duplicaron los gastos, pero nos ayudan a crecer como empresa”.

Además, planean crear un área de investigación para contribuir con el Open-source y continuar trabajando para Estados Unidos.

“La plata nunca fue un incentivo para nosotros, las ganancias sirven para financiar nuestros objetivos”, remató Costa

Fuente: elobservador.com.uy

0 comentarios:

Publicar un comentario

Dejanos tu opinion

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | Grocery Coupons