martes, 31 de diciembre de 2013

Una apuesta por la alimentación saludable en las empresas



URUGUAY. Un equipo de Frutícola Libertad lanzó a fines del 2011 Good Life, que se propone suministrar fruta fresca en las oficinas para estimular buenos hábitos alimenticios. El programa ya abarca a unas 150 empresas uruguayas

Siguiendo la tendencia de alimentación saludable y con el interés de generar buenos hábitos en el ámbito de trabajo, de la productora Frutícola Libertad nació el programa Good Life, que se propone abastecer a las empresas de frutas frescas para el consumo de sus empleados.

“Entendemos que si se adquieren hábitos saludables de alimentación en la oficina, las personas los pueden llevar a sus hogares, generando un movimiento positivo a nivel social” remarcó el gerente de Logística de Good Life, Federico Sassón, que lidera el proyecto junto a Jonathan Sassón y Nicolás Kaplán.

Frutícola Libertad es uno de

los productores de la cooperativa de exportación Frutisur, que exporta a varios mercados del mundo como Alemania, Bélgica, Brasil, Canadá, España, Estados Unidos, Francia, Holanda, Inglaterra e Italia entre otros.

El emprendimiento de la ciudad de Libertad, estaba abocado exclusivamente a la exportación y decidió abrir un departamento comercial para Uruguay. De esa forma muchos amigos y conocidos comenzaron a probar las frutas y a preguntar dónde podían comprarlas.

“Reconociendo que la calidad que teníamos era superior a la que se maneja en el mercado, decidimos llevar las frutas a las empresas, ya que veíamos que era un sector que estaba bastante desatendido en el área de la buena alimentación”, señaló Sassón.

Los empleados de oficinas, dijo, suelen consumir muchas harinas y dulces que no son lo más recomendado.

Un termómetro
Empezaron trabajando a fines de 2011 con dos empresas que ya estaban implementando planes de alimentación saludable. “Tímidamente les llevábamos una caja de fruta sin ningún envase particular, arriba de la camioneta de uno de nosotros, era todo muy artesanal”, contó Sassón.

Esa operación sirvió como un termómetro que les permitió comprobar que la oportunidad de negocio existía. “La respuesta era buena. Esas dos empresas le comentaron a una tercera y semana a semana empezamos a crecer”, señaló.

El campo frutícola y el programa se desempeñan como dos empresas totalmente separadas. En Good Life trabajan cinco personas y en el campo frutícola -dependiendo de la zafra- alcanzan las 100.

La facilidad con la que cuentan es que la fruta es propia y no tienen peligro de desabastecimiento o de que el precio del mercado los deje fuera de juego. “El sistema que organizamos contempla que todo el proceso sea lo más fácil posible para las empresas”, señaló Sassón.

Actualmente trabajan con unas 150 empresas. La mayoría de son de Montevideo y algunas tienen sucursales en el interior.

Manzana o multifruta
Cuando surge el interés de un potencial cliente, Good Life coordina una reunión para pactar qué tipo de programa le conviene a la empresa de acuerdo a sus preferencias.

Tienen uno para que reciban únicamente manzanas, o el multifruta, en el cual pueden recibir dos variedades de fruta que van cambiando semana a semana. Cada empresa estipula cuántos días quiere recibir fruta y cuántas por empleado.

El precio es relativo a los planes que se elijan y según Sassón, lo interesante de su propuesta radica también en que cuando se contrata el servicio el precio será fijo durante todo el año, independientemente de lo que pase en el mercado. No importa la fruta que se esté entregando y tampoco la temporada, el precio siempre permanece estable. “Está por debajo del precio de mercado que hoy tiene la fruta”, aseguró Sassón.

Para comunicarse con Good Life, las empresas pueden escribir a info@life.com.uy

Fuente: elobservador.com.uy

0 comentarios:

Publicar un comentario

Dejanos tu opinion

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | Grocery Coupons