jueves, 9 de enero de 2014

De estudiante a empresario



ALEMANIA. Fundar una empresa propia pueden imaginarse solo pocos estudiantes. Universidades ayudan ahora a los futuros académicos en la senda hacia la independencia económica

Luego de su graduación en la Universidad de Melbourne, Shoaib Burq había accedido a un puesto de trabajo bien pagado en la administración pública de Australia. El trabajo le gustaba. A Burq, hoy de 33 años, le quedaba claro, sin embargo, que no iba a trabajar allí hasta la jubilación. Fue una suerte para él que su primo Kashif Rasul no solo compartiera su pasión por los mapas, sino también la idea de fundar una empresa propia. Rasul se había mudado ya en 2003 a Berlín, para su doctorado en matemáticas. Un buen lugar para fundar una empresa, pensó Burq, él mismo geoingeniero, y se mudó también a Berlín, en 2010.

Tanto espíritu empresarial como los dos australianos tienen pocos estudiantes, dice Michael Liecke, de la Cámara Alemana de Comercio e Industria (DIHK): "Solo el siete por ciento de los estudiantes quieren fundar una empresa luego de diplomarse, con lo cual Alemania ocupa uno de los últimos lugares a nivel internacional

En los países anglosajones, por el contrario, existe un fuerte espíritu empresarial. El interés por independizarse está creciendo ahora también en Alemania. Una de las razones es el apoyo de las universidades. Muchas de ellas fundaron en los últimos años centros de fomento para la fundación de empresas.

Las mujeres, en la minoría

Sin el apoyo que recibieron de la Universidad Libre de Berlín, para Kashif Rasul y Shoaib Burq hubiera sido más difícil fundar su empresa. “El Servicio Universitario para Fundación de Empresas nos asesoró en cuanto a la financiación y la forma legal del emprendimiento, nos puso a disposición una oficina y nos ayudó a darnos a conocer”, dice Rasul. Así surgió SpacialDB, una empresa que ofrece la creación y el mantenimiento de bancos de geodatos. Pueden ser, por ejemplo, planificadores de rutas para minusválidos o mapas para organizaciones de ayuda humanitaria

Una beca (“EXIST”) del ministerio federal de Economía de Alemania fue también un importante apoyo para la empresa en su primera fase.

En la Universidad Libre de Berlín son fundadas muchas empresas en las áreas de las matemáticas y la informática. Eso tiene que ver con la financiación, explica Steffen Terberl, delServicio Universitario para Fundación de Empresas: quien quiera llevar a la práctica una idea empresarial en esas áreas necesita menos laboratorio y material que un químico, por ejemplo. Entre los fundadores de empresas en la universidad se cuentan más hombres que mujeres. Eso refleja la situación en toda Alemania. Las mujeres son más escépticas que los hombres en cuanto a oportunidades y riesgos, según el resultado de un estudio del Ministerio Federal de Educación

Mejor preparados que antes

En muchas universidades existen “talleres” en los que los estudiantes pueden probar sus ideas de negocios. “En muchas universidades se ha constatado que en el pasado los estudios se llevaban a cabo muy alejados de la realidad práctica y se comenzó a reflexionar cómo aproximarse al mercado a través de la fundación de empresas”, dice Steffen Terberl, del Servicio para Fundación de Empresas de la Universidad Libre de Berlín. Un invento no tiene valor alguno si no puede transformarse en un producto para el mercado, agrega.

A pesar del apoyo de las universidades, la DIHK no cuenta con un boom de fundaciones de empresas en el futuro próximo. Ese apoyo, no obstante, ya ha fructificado: un estudio de la DIHK mostró que quienes osan dar el paso hacia la empresa propia están hoy mucho mejor preparados que antes

Fuente: dw-de

0 comentarios:

Publicar un comentario

Dejanos tu opinion

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | Grocery Coupons