viernes, 3 de enero de 2014

Educación financiera para niños



RUSIA. El Estado se ha comprometido a aumentar la instrucción elemental financiera de la población. En pleno siglo XXI el 50 % de los rusos sigue guardando el dinero en casa en lugar de depositarlo en los bancos. Ahora en la escuela se enseñará cómo proceder correctamente con los ahorros

En Rusia se está pensando seriamente en cómo empezar a impartir instrucción financiera en las escuelas. No se trata de explicar complejos conceptos del mercado bursátil y bancario, como los tipos de futuros y opciones financieros. Se abordarán conocimientos aplicados, vinculados con la planificación y con el ahorro de medios, que darán la posibilidad de orientarse en el flujo de información financiera.

Los expertos consideran que la incultura de la población rusa en materia financiera es consecuencia del viejo sistema económico. De hecho, en la Unión Soviética nadie se formulaba preguntas acerca de dónde guardar el dinero y cómo. Los mercados de servicios financieros no existían y todos los caminos llevaban a la caja de ahorros. En la década de 1990 hubo numerosos casos de pirámides financieras en los que muchas personas invirtieron los ahorros acumulados a lo largo de los años y resultaron engañados. La huella de desconfianza hacia el mercado de servicios financieros perdura a día de hoy.

Según datos del Banco Mundial, el 50 % de los rusos guardan el dinero en casa, aunque en el país se está desarrollando activamente un sistema de seguro de depósitos. Según Alexander Prutchenkov, profesor del Departamento de Economía del Instituto de Moscú de formación abierta, en un contexto con una fuerte economía de mercado ha madurado la necesidad de tener unos ciudadanos competentes financieramente, que sepan orientarse en los complejos productos que ofrecen las instituciones financieras, que los adquieran conscientemente y que utilicen de manera correcta los instrumentos de almacenamiento y de seguros.

La promoción de programas de educación financiera ha sido posible en gran medida al apoyo del Banco Mundial. Ya en 2009, se desarrolló la concepción de un programa nacional, y en marzo de 2011 el Ministerio de Finanzas y el Banco Mundial firmaron un contrato de préstamo por 113 millones de dólares para la implementación de un proyecto conjunto en el ámbito de la educación financiera. La introducción de educación financiera en las escuelas como una disciplina separada es parte de este proyecto. Se pondrá en marcha en todo el país. Como versión piloto, el proyecto funcionará en ocho regiones: Moscú, República de Tartaristán, y en las regiones de Altái, Krasnodar, Stávropol y Astraján.

Si el experimento sale bien, educación financiera se podría incluir en el programa educativo ya en 2018.

“Este curso más bien práctico enseña al individuo a cómo conseguir prosperidad económica en su vida, cómo ganar para los bienes necesarios (piso, coche, etc.), obtener beneficios, guardar y disponer correctamente de los recursos dinerarios”, cuenta docente de la cátedra de Economía y Finanzas de la Academia Presidencial Rusa de Economía Nacional y Administración Pública, Dmitri Nikoláiev. Según él, en condiciones de una economía de mercado, cuando nadie resuelve los problemas financieros de una persona, estos conocimientos son muy necesarios desde la escuela. Hasta hoy los ciudadanos de Rusia no poseen formación financiera a nivel de gestión de economía doméstica: guardan el dinero debajo de la almohada y no saben qué hacer con él.

Por otra parte, muchos profesores no ven la necesidad de separar la disciplina 'Educación financiera' como una materia independiente y de incluirla en el programa educativo elemental, puesto que esta materia se imparte en las disciplinas de 'Estudios sociales' y 'Economía'. Además, esa asignatura se puede cursar de manera optativa. Moscú es un buen ejemplo. En muchas escuelas se han abierto centros de educación financiera que ofrecen con regularidad semanas de formación en este ámbito en forma de seminarios, entrenamientos y juegos. En ellos participan de buena gana los profesores de famosas escuelas superiores de Moscú y entre los estudiantes hay incluso alumnos de primaria.

“En nuestra escuela elemental el estudio de economía es opcional, una hora a la semana desde el segundo curso”, cuenta Svetlana Poruchikova, directora de una escuela donde se estudia a conciencia la economía. “Primero la economía se asimila en el contexto de la familia, luego de la región, de la ciudad, etc. Los siguientes en engancharse a la economía, después de los estudiantes, son sus padres. Damos clases con materiales didácticos muy pedagógicos y bien hechos. Les gusta mucho. Además, nuestros profesores tienen un permiso especial para enseñar esta disciplina. Pensamos que el estudio precoz de la economía, el aprendizaje de los aspectos básicos de la instrucción financiera, facilitará la vida de nuestros hijos, los prevendrá de cometer errores, los hará responsables con respecto al pago de impuestos fiscales, municipales, etc

“Si en todas las escuelas se enseñara economía de modo obligatorio no habría necesidad de introducir una educación elemental financiera como una disciplina separada. Pero la mayoría de estudiantes, sin embargo, siguen siendo incultos en materia económica”, considera Alexander Prutchenkov. En la capital no hay más de un centenar de escuelas con una tendencia económica. Y en las provincias los cursos de economía se imparten de modo breve en el marco de otra asignatura, Ciencias sociales. Los profesores se muestran convencidos de que para la actual generación de colegiales, muchos de los cuales con 14 años ganan un sueldo, firman contratos de trabajo, pagan cuotas, hacen diferentes transacciones, tienen derechos y obligaciones como ciudadanos de pleno derecho, estos conocimientos no son suficientes

Fuente: rusiahoy.com

0 comentarios:

Publicar un comentario

Dejanos tu opinion

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | Grocery Coupons