martes, 4 de febrero de 2014

El delivery: llegar al cliente es la misión



SANTO DOMINGO. Veloz, con su habitual canasto que sirve para llevar la encomienda de hacer una entrega a tiempo, se abre paso entre vehículos y peatones -subiendo aceras si es preciso- pues la demora sería una amenaza para el prestigio de este correcaminos urbano que se las juega para ir de puerta en puerta, a hacer entrega personal de la encomienda que le fue solicitada: "El Delivery".

El servicio de deliverys ha impulsado de manera significativa las operaciones comerciales, brindando a las empresas mayor alcance sobre su público, al cual acceden de forma casi inmediata. Se conjuga aquí la máxima de que "si la montaña no viene a mí, yo voy a la montaña". Así arranca el repartidor hasta los clientes.

En países en vía de desarrollo el delivery ha alcanzado gran notoriedad, precisamente porque las personas se acostumbran, en un momento determinado, a que les acerquen el producto, explica el profesor José Martin Morillo, director de la Escuela de Mercadotecnia de la Universidad Iberoamericana (UNIBE).

Grandes y pequeños comercios emplean jóvenes, que rondan los 15 y 25 años de edad, a quienes encargan la función específica de llevar pedidos puerta a puerta, en el menor tiempo posible.

El delivery ha incrementado la circulación de los productos que se necesitan de forma inmediata, a esto se debe el éxito que ha tenido el delivery de colmado, analiza Morillo.

"No hay nada como estar en la comodidad del hogar, y si te falta cualquier cosa de consumo diario, la pueda adquirir a través del teléfono" -revela el profesor de mercadotecnia- "Igual sucede con las comidas".

Los inicios del delivery, en el país, -sin incluir los repartidores de periódicos, ya que es otro tipo de servicio- están estrechamente relacionados a los "fast foods" o negocios de comida rápida, luego fueron incorporándose pequeños almacenes y colmados, siendo el sector farmacéutico el último en incorporarse a brindar estos servicios.

Tal y como expresa Morillo, el delivery no un servicio que se ofrece única y exclusivamente en la República Dominicana sino que a nivel internacional varios sitios de internet exploran la idea de emplear un tipo de delivery especial, para los sitios apartados a donde no llegan los servicios tradicionales y a través de pequeños robots no tripulados, pretenden llevar los encargos a los lugares más recónditos del planeta, haciendo especial énfasis en las medicinas.

Los mercados se basan mucho en las culturas de los países y en la forma de manejarse de los consumidores y su comportamiento. "Es una ventaja diferenciadora para las empresas, tener esos deliverys", añade el profesor de UNIBE.

Decidimos hacer una especie de prueba y comprobar que ventajas tenían aquellas que empresas que contaban con el servicio de delivery, frente a las que no




Experiencias

"Un negocio sin delivery, es un negocio sin sangre mi hermano", manifiesta Misael Casado, administrador del Colmado María II de Gazcue el cual cuenta con tres motocicletas para repartir las mercancías, que representan el 80% de las ventas de este negocio. Aquí los deliverys trabajan en horario de 7:00 am - 11: 00 pm, por un salario de RD$ 6, 000 mil pesos.

Otros dos encargados de colmados de la misma zona testificaron experiencias similares con el empleo de este servicio en sus comercios y dijeron que los porcentajes de ventas iban entre un 60 a 80%, del total de las ventas.

Leury Rhadamés Andújar, de 21 años de edad, tiene cuatro meses trabajando como delivery. Dice sentirse a gusto con el trabajo que desempeña y afirma que "está bien por ahora". Graduado de bachiller y piensa ir a la universidad en un futuro, pero mientras tanto se encuentra enfocado en llevar los pedidos a tiempo para así no perder las propinas que pueden llegar a RD$ 300 pesos días laborables y RD$ 500 los fines de semana. "Hay meses que uno se busca más de propina, que lo que uno gana", especifica.

En contraste el despachador del colmado "Don Luis", de San Carlos, expresa que son escasos los pedidos a través del teléfono y que comúnmente, en este sector, lo que la gente pide son botellones de agua o en algunas oficinas cercanas le hacen algunos pedidos.

"Cuando tú no tienes delivery en un colmado, tú te mantienes sentado, a menos que sea un negocio que venda muchas bebidas -alcohólicas-", asevera Alberto Reinoso, del colmado "Los Primos", de Villa Consuelo.

Cristian Polanco, propietario de la Farmacia Aybar II, explica que "es rentable", la venta a través del delivery ya que según su experiencia las personas piden todo tipo de medicamentos y en los casos en que son medicinas con prescripción médica, el cliente deberá mostrar la misma al repartidor. En este negocio un 30% de los productos se mercadean a través del delivery.

Para el profesor Morillo, los deliverys son una tendencia que no va a desaparecer y que por ende seguirán creciendo. Señala además que de haber algún tipo de evolución en éstos, sería a nivel del transporte y masificarse el uso de automóviles como ocurre en países extranjeros, aunque a corto plazo no ve un cambio a ese nivel, pese a que ya se ha dado el salto de bicicleta a motor.

Los deliverys, en su auge, han pasado además en conformarse en una industria en sí mismos y ya se han creado en el país empresas que se dedican al servicio de repartición exclusivamente y sirven tanto a empresas como a particulares, cobrando un tipo de tarifa por encargo.

Otro punto a relucir que como muchas compañías venden sus marcas y comunican a través del delivery a través de los canastos que llevan las motocicletas, las bolsas, uniformes e ilustraciones con el logo distintivo. Para Morillo éstos constituyen "una valla andante en las calles".




Fuente: diario libre

0 comentarios:

Publicar un comentario

Dejanos tu opinion

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | Grocery Coupons