lunes, 14 de abril de 2014

Los empleados desorganizados, ¿orden en medio del caos?



Los nueve empleados de la firma TheSquareFoot en Nueva York tienen escritorios limpios y ordenados, excepto uno de ellos.

El escritorio del cofundador Jonathan Wasserstrum, y el suelo, están atestados de papel, archivos, equipos de tecnología y cajas viejas. "Me gusta estar cerca de mis cosas en lugar de buscarlas en un gabinete en algún lado", dice.

Estar cerca de las cosas de Wasserstrum es más difícil para Justin Lee, el otro cofundador de la empresa. A veces, "algunas de sus cosas se pasan a mi escritorio", dice Lee. Otros colegas de la empresa en línea de alquiler y venta de bienes raíces comerciales a veces imprimen copias nuevas de documentos para evitar manipular papeles manchados con comida del escritorio de Wasserstrum.

Entre más empleados trabajan en oficinas de planta abierta y espacios compartidos, más conflictos surgen por el desorden. El área promedio destinada a cada trabajador se redujo hasta 21% desde 1997, según la International Facility Management Association, una asociación de profesionales de gestión de espacios corporativos con sede en Houston.

Con sólo ver todas las pilas, los compañeros de trabajo se pueden estresar, distraer de su trabajo e incluso reducir su desempeño, indican investigaciones. Sin embargo, presionar a los que causan el desorden para que limpien su espacio no es fácil, y puede ser contraproducente si se ofenden.

"Es muy complicado", afirma Judith Bowman, asesora y autora sobre temas de etiqueta corporativa. "La apariencia de su escritorio o área de trabajo es muy importante. Pero es tan personal. Criticar el escritorio desordenado de otra persona es como decirle que tiene una casa sucia". Es mejor intentar inspirarlos con el ejemplo, sostienen los expertos: ordene su propio escritorio u organice un día para "quitar la basura de todos los escritorios".

La gente desordenada tiene muchas lógicas. Algunos señalan que trabajan demasiado rápido como para detenerse y archivar cosas. Otros sostienen que el desorden mismo es un sistema de organización. Krista Lamp afirma que sus pilas, incluidos papeles de clientes y revistas que debe leer, funcionan como una "lista visual de tareas pendientes". "Si está afuera, sé que debo ocuparme de eso", dice Lamp, una consultora de relaciones públicas de San Diego.

La idea de que el amontonamiento de cosas puede ayudar a la creatividad tiene algo de respaldo científico. En un estudio entre 48 estudiantes publicado el año pasado, investigadores de la Universidad de Minnesota descubrieron que las personas que trabajan en un ambiente desordenado tuvieron ideas más creativas para usos nuevos de pelotas de ping-pong, comparado con participantes que trabajaban en un ambiente ordenado. "Ser creativo es romper con la tradición, el orden y las convenciones, y un ambiente desordenado parece ayudar a la gente a hacer justamente eso", según el estudio, publicado en Psychological Science.

Para Lucas Donat, presidente ejecutivo de Tiny Rebellion, una agencia de publicidad de Santa Monica, California, su desorden es el sello de una persona productiva. "Para mí, es un sistema", asegura.

Amir Haque, estratega jefe de la agencia, que comparte una oficina con Donat, reconoce que a veces envidia la capacidad de Donat de tener un buen desempeño con un escritorio desordenado. "Miro el estilo más libre de Lucas, y a veces me da envidia", dice Haque. "Es locura, al estilo de un científico loco




Fuente: Wall Street Journal

0 comentarios:

Publicar un comentario

Dejanos tu opinion

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | Grocery Coupons