jueves, 17 de julio de 2014

Lo que debes revisar antes de comprar un vehículo usado



Antes de comprar un auto usado debes revisar varios puntos muy importantes. Muchas personas no prestan atención a estos detalles, pero realiza todas las preguntas que te vengan en mente, y ten en cuenta si el dueño del vehículo responde con determinación, rapidez y verifica siempre su respuesta.

A continuación los tips que debes tomar en cuenta:

Millas recorridas. Esta es la principal variable para saber si el auto ha sido usado en exceso o no. En promedio un auto recorre 12,500 millas (20,000 km.) al año. Si el auto excede esta cifra, podrías preguntar detalles sobre el uso del auto.

Pintura. Revisa y toca las zonas pintadas alrededor de las molduras, ventanas y el escape. Ten en cuenta que cada parte de la carrocería podría estar resanada, mal pintada o traer algunos golpes o raspones que nos indiquen si el auto a sufrido algún accidente.

Hojalatería. Abre el cofre y el baúl y mira las soldaduras de la carrocería, si estas no son originales es un indicativo directo de que el auto ha sufrido un accidente mayor durante su vida. Además, busca puntos de corrosión entre las molduras y la carrocería. Si existen señales de oxido, no es recomendable comprar el auto.

Fugas. Debajo del auto podría haber marcas de gasolina, aceite, anticongelante y agua. Esto indica que algo anda mal en el auto. Pregúntale sobre las fugas encontradas. Otra forma de descubrir fugas es abriendo el cofre y observando el exterior el motor, si tiene “manchas” de aceite o partes mojadas, es muy probable que existan fugas.

Neumáticos. Revisa la presión de cada neumático y el desgaste de la banda de rodamiento, para definir si requieren alineación o cambio.

Oxidación. Revisa con mucha calma todas las partes del auto buscando señal de oxidación. Busca puntos de corrosión entre las molduras y la carrocería. Si existen señales de oxido, no es recomendable comprar el auto.

Interiores. Chequea que no tenga partes soldadas o modificadas, como los espejos, puertas, botones de control o algún otro accesorio. Levanta los tapetes y mueve los asientos buscando evidencias de inundaciones, oxidación en la cajuela y evidencias de fuga de agua. Revisa que la tapicería no esté muy desgastada, rota o quemada, al igual que los compartimentos.

Sistema eléctrico. Ten mucho cuidado con este punto, pues estas reparaciones suelen ser muy costosas debido a que no son fáciles de identificar. Revisa el funcionamiento de las señales y luces, el radio, aire acondicionado así como los vidrios eléctricos si es el caso. Recuerda que en partes eléctricas nunca hay garantía.

Mangueras y bandas. Tómate el tiempo para revisarlas buscando desgaste, perforaciones o puntos débiles.

Radiador/Anticongelante. Lo más importante es revisar si hay corrosión u oxidación alrededor del radiador, pero ten en cuenta que la suciedad en el anticongelante o el escurrimiento del líquido son nocivos.

Bujías. Cuando un motor se encuentra en buenas condiciones, las bujías tienen la punta de color bronce o grisáceo. Revisa si las bujías tienen grietas, puntos quemados o desgaste.

Nivel de Aceite. Existen tres posibles problemas por revisar: cuando hay agua en el aceite (monoblock agrietado) el aceite se torna “lechozo”, cuando el aceite es extremadamente espeso (se usa para disminuir el ruido del motor), o cuando el aceite está sucio, cuando no hay aceite o esta en el minimo y delgado con olor a gasolina (problemas internos en el motor).

Transmisión automática. Con el motor encendido y con mucho cuidado, retira la varilla del nivel de la transmisión, este debe ser de color rojo brillante, estar lleno y verse claro. Si es de color oscuro o con olor a quemado, son señales de que la transmisión requiere reparación.

Escape. Revisa el color del humo; si es azul indica anillos desgastados, el humo quemado puede indicar válvulas desgastadas o que requiere afinación. Siempre solicita dar una vuelta en el auto, esto te permitirá evaluar los siguientes puntos:

Comportamiento del Motor. Debe mantenerse estable tanto frío como caliente, con potencia suficiente y buen arranque. Debe responder suavemente en todas las velocidades.

Frenos. Deben proveer paradas firmes, rápidas y sin señales de ruidos, jaloneos o que el pedal pierda fuerza.

Dirección. Mantenga el timón al medio y revise si el control es seguro, sin ladearse y sin que se sienta flojo. Tenga en cuenta al dar vueltas si se da algún ruido o vibración.

Embrague / transmisión manual. Debe ser suave, brindar una respuesta rápida y fácil en el cambio de velocidades.

Transmisión automática. Debe cambiar de velocidad rápido y suavemente sin golpes ni ruidos.

Diferencial. No debe mostrar ruidos o golpes.

Suspensión. Para probar los amortiguadores maneja sobre topes o boyas tanto despacio como rápido, un carro que rebota tiene amortiguadores débiles.

Estructura o marco. Moja las llantas y maneja en línea recta sobre concreto. Las huellas deben mostrar dos líneas rectas, no cuatro

Fuente: hoy.com.do

0 comentarios:

Publicar un comentario

Dejanos tu opinion

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | Grocery Coupons